Contáctanos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *


Contenido Disponible

Días Online: días

Suscripción

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Entregado porFeedBurner


Blog Educativo fundado por Docentes 2.0 ® el 7 de Junio de 2013

domingo, octubre 29, 2017

LA FRUSTRACIÓN ESCOLAR | DOCENTES 2.0


Cuando reflexionamos sobre las causas de la frustración escolar, podemos percibir que continuamente los estudiantes están deseosos de conseguir aquello que les es agradable, que les motiva. Pero, ¿Por qué esto es un problema? No debería serlo. Solo es el resultado de cómo reaccionan los padres, docentes e involucrados en el proceso de enseñanza-aprendizaje ante estas peticiones, es decir, cómo se ajustan los deseos a la realidad, para que los educandos aprendan a generar expectativas adecuadas. 

El estudiante ideal que se construye en el cerebro adulto y no coincide al cien por cien, con el educando real que va creciendo ante el proceso educativo. Crecen con otras referencias educativas, tanto en el plano vertical (otros adultos) como en el horizontal (grupo de iguales) que generan nuevas ilusiones y deseos que pueden o no coincidir con los deseos adultos, por lo que en ocasiones ambos deseos son incompatibles, y entonces, aparece la frustración. 

La frustración es un entorno emocional común a toda la especie. Como es imposible que deseo y realidad caminen en paralelo a la misma velocidad, que todo lo que elabora el cerebro como deseable se cumpla, debe aparecer un mecanismo psicológico que ayude a aceptar esa realidad inesperada. Es un mecanismo que no impida que las personas se sigan ilusionando, y les ayuda a ir adaptándose al medio. Un pequeño ejemplo: Si las expectativas están bien estructuradas, pero no se ajusta a lo deseado, aparece la frustración y a partir de ahí se tiene que aprender a tolerarla. 

Las dimensiones de la ola de la frustración van a depender de: 

1. Lo que dice la realidad, es menor de lo que se espera. 

2. Tarda en manifestarse aquello que se desea. 

3. No se consigue lo que se pensaba obtener.

4. Se aleja sin razón aquello que se espera. 

5. Se exige más para poder conseguirlo. 

6. No hay otra salida y cuesta aceptarlo. 


La tolerancia es la habilidad para manejar con inteligencia la situación cuando no se consigue aquello que se desea. De una experiencia frustrante, se puede salir fortalecido y empoderado, o, por el contrario, desesperado y colérico. La frustración es una respuesta adaptativa cuando se percibe que la situación desborda, es inesperada, no se controla. Para mantener el bienestar psicológico, el cerebro debe sentir control sobre la realidad. Cuando pierde ese control, surge la frustración como mecanismo de recuperación de ese bienestar. Por eso, es fundamental aprender a tolerar esa frustración, a darle la bienvenida, y a abordarla con sabiduría para sentirse bien de nuevo, o incluso, mejor que antes, ya que se ha aprendido a afrontar con cierto éxito las dificultades y problemas de la vida. 

En síntesis, la tolerancia significa respetar, aguantar algo que no se quiere o no se entiende. Cada persona posee un grado diferente de tolerancia a la frustración dependiendo de su historia de aprendizaje previo, de lo que dicte su memoria. Y el objetivo es ayudar a los educandos a conocer bien sus recursos, a aceptar sus posibilidades y limitaciones, a ajustar bien sus expectativas, para poder sortear sus propios muros con inteligencia, fortaleciendo su motivación para continuar su camino y no quedarse bloqueado delante un muro. La baja tolerancia a la frustración puede conllevar: Ansiedad, si se perciben posibles amenazas, cambios inexplicables de objetivos y procesos internos de justificación y autoengaño.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

BIENVENIDOS!



La educación debe comenzar en la familia, continuar en la escuela y consolidarse a lo largo de la vida.

Congreso CIVTAC 2018


Calendario FIFA 2018


Periódico Educativo