Contáctanos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *


Contenido Disponible

Días Online: días

Suscripción

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Entregado porFeedBurner


Blog Educativo fundado por Docentes 2.0 ® el 7 de Junio de 2013

miércoles, enero 31, 2018

¿CONOCE USTED, LAS CAUSAS DE LA DESVINCULACIÓN AFECTIVA? | DOCENTES 2.0


Una de las principales labores evolutivas que deben solucionar las personas, es alcanzar la autonomía respecto de sus progenitores y compañeros. La persona adulta, autónoma, es capaz de decidir y actuar por sí misma. La vinculación afectiva es la capacidad humana de establecer lazos afectivos con otros seres humanos. Estos lazos se construyen y mantienen mediante las emociones. Estos afectos se ven estimulados con la presencia o ausencia del otro, con la disponibilidad o indisponibilidad del otro. 

La vinculación afectiva igualmente implica las construcciones mentales que se derivan de la interacción con los demás. Hay un hecho probado: el bebé, antes de los 12 meses, establece un vínculo con la persona que lo cuida, generalmente la madre. La vinculación afectiva es esencial para el desarrollo sano del bebé. La relación fuerte que se formará entre madre e hijo va a proporcionar al niño sentimientos de seguridad y confianza, que son necesarios para su desarrollo y aprendizaje. Esto es necesario para llegar a ser un adulto seguro de sí mismo y poder tener relaciones apropiadas y satisfactorias con otras personas.

El amor es la forma más reconocida de vinculación afectiva interpersonal. Es decir, representa un vínculo afectivo particularmente deseable, que puede constituir una de las mejores fuentes de satisfacción y bienestar. La vinculación afectiva es dinámica, varía a lo largo del tiempo. En unos momentos se está vinculado a unas personas y en etapas posteriores la vinculación es con otras. Se puede decir que, en la infancia la vinculación es con la madre, en la adolescencia con los compañeros y en la vida adulta con la pareja. 

Las causas de la desvinculación afectiva pueden ser múltiples. Un ejemplo muy común seria: imaginemos un ambiente familiar que rodea a un niño que crece entre la violencia de un padre agresor y el sufrimiento y la baja autoestima de la madre agredida. Esto puede inducir la desvinculación afectiva, porque se pierden los sentimientos positivos hacia los demás y el individuo se centra en sí mismo. Los lazos emocionales que todo ser humano tiende por naturaleza a desplegar no se consolidan y se retraen, ocasionando así, a un sujeto con pobre empatía, nula capacidad de compasión, alto grado de agresividad, resentimiento acumulado, entre otros. 

En síntesis, todo lo antes mencionado puede ocasionar comportamientos de riesgo, que se pueden identificar mediante determinados signos de alerta: el niño presenta conductas violentas; en la institución educativa se muestra agresivo o terriblemente inhibido; en su etapa adolescente abusa del consumo de alcohol y otras drogas; muestra impulsividad, negativismo, rebeldía, respuestas emocionales exageradas, retraso en el desarrollo, fracaso escolar, entre otros. En estos casos es posible que haya una desvinculación afectiva.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

BIENVENIDOS!



La educación debe comenzar en la familia, continuar en la escuela y consolidarse a lo largo de la vida.

Congreso CIVTAC 2018


Calendario FIFA 2018


Periódico Educativo