Santa Claus Walking -->
Contáctanos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *


Contenido Disponible

Días Online: días

Suscripción

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Entregado porFeedBurner


Blog Educativo fundado por Docentes 2.0 ® el 7 de Junio de 2013

martes, noviembre 12, 2019

LAS ESTRATEGIAS VOLITIVAS PARA FORTALECER LA VOLUNTAD PARA ESTUDIAR | DOCENTES 2.0


Hoy en día, debido a los grandes cambios de la sociedad, los estudiantes experimentan emociones en su aprendizaje, y de forma recíproca, dichas emociones afectan la forma en que ellos se enfrentan con asignaciones de aprendizaje posteriores, lo que hacen que experimenten algunas veces emociones negativas y desagradables cuando se enfrentan a conflictos que provienen del problema de tener que elegir entre múltiples metas u objetivos simultáneos. 

Las emociones negativas igualmente tienen el potencial de poner en funcionamiento pensamientos complejos y técnicas de resolución de problemas cuando los estudiantes valoran el alto rendimiento académico (Turner y Schallert, 2001). Por lo tanto, es interesante reflexionar que en el aula de clases la mayoría de las veces el docente se enfrenta con el esfuerzo mínimo del estudiante, ya sea por, la falta de voluntad para estudiar, por la regulación del esfuerzo, gestión eficaz del tiempo y rendimiento académico en las distracciones internas y externas aparecen sin avisar, lo que acarrea ha llamado de los efectos de las emociones negativas o de las metas incompatibles que compiten entre sí. Los estudiantes necesitan, por tanto, un conjunto de estrategias volitivas que permitan mantener la decisión de seguir centrados en la labor cuando aparecen los obstáculos derivados de sus problemas de aprendizaje y motivación. 

Algunas estrategias volitivas, hacen referencia al manejo de la actividad cognitiva, mientras que otras, tratan de regular los aspectos internos y no cognitivos del aprendizaje. Particularmente, el manejo estratégico de la motivación y la emoción ayudan al estudiante en el logro de sus metas académicas, mediante sus efectos en el mantenimiento de la intención hacia el aprendizaje. En esta línea, McCann y García (1999) plantean tres estrategias generales que incluyen: pensamientos positivos para incrementar la confianza en la realización de la tarea (fortalecimiento de la autoeficacia) actividades para manejar el estrés producido por otras alternativas (acciones para reducir el estrés) y reflexiones sobre las consecuencias negativas del fracaso a fin de incrementar el esfuerzo para perseverar en la tarea (incentivos con base negativa). 

Algunos ejemplos sobre eta estrategias seria, cuando los estudiantes pueden pensar en sus metas, capacidades y habilidades que les puedan ayudar con los trabajos difíciles (fortalecimiento de la autoeficacia), usar algún método de relajación para poder concentrarse mejor en los estudios (acciones para reducir el estrés) o reflexionar sobre las posibles consecuencias de sacar malas notas (incentivos con base negativa). 

De acuerdo con Turner y McCann (2000) los estudiantes cuando se enfrentaban con el sentimiento de vergüenza de recibir una retroalimentación sobre su fracaso en un examen permanecían con los trabajos del curso requeridas y posteriormente mejoraban en las valoraciones que se les daban, con respecto a los sujetos que no utilizaban estrategias volitivas. 

En síntesis, diferentes estudios han mostrado que las estrategias volitivas pueden ser efectivas para ayudar a los estudiantes a mantenerse centrados en sus propias asignaciones. Los hábitos de trabajo positivos incluyen la habilidad del estudiante para ejercer control sobre su propio aprendizaje. Aunque se pueda conocer estrategias para planificar, organizar, aprender y proteger contra las distracciones, numerosos factores pueden influenciar su inclinación para utilizar aquellas estrategias que inician y mantienen el esfuerzo necesario para terminar adecuadamente las tareas. La clave del éxito en el aprendizaje está en que los estudiantes conviertan su conocimiento autorregulado en acción, lo que implica esfuerzo y auto-determinación (Snow, Corno y Jackson, 1996). Como Zimmerman aclara (2001), “el aprendizaje no es algo que ocurra a los estudiantes… es algo que ocurre por los estudiantes” (p. 33).

0 Comentarios:

Publicar un comentario

BIENVENIDOS!



La educación debe comenzar en la familia, continuar en la escuela y consolidarse a lo largo de la vida.

IV CIVTAC 2020


Test:Estilos de Aprendizaje


Periódico Educativo