EL DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA.

Actualmente, cuando el mundo tolera cambios drásticos, no es viable continuar con las mismas prácticas docentes y esperar que proporcionen el mismo efecto que alcanzaban en el pasado, por esto es urgente crear nuevas formas de entender el rol del docente, nuevas formas de ayudar a los estudiantes a escalar en su camino para que ellos puedan tener metas claras y saber hacia dónde quieren llegar, desarrollando y construyendo competencias en un ambiente caracterizado por la velocidad de los cambios.

El proceso educativo ha dado un cambio muy fuerte, el centro de atención ha dejado de ser el conocimiento y empieza a ser el sujeto el protagonista de su propia información y desarrollo; ahí es donde entran los padres y docentes a actuar y a poner en práctica toda su experiencia, para orientar y educar en habilidades teniendo en cuenta que la inteligencia no es una sola y que las personas pueden ser inteligentes de distintas maneras; también hay que tener en cuenta que cada persona tiene un estilo de aprendizaje, no porque no posea destrezas en un área específica sea una desventaja, sino que esto sea para tomar conciencia sobre cuáles son sus interés y habilidades.
La teoría de Piaget se relaciona con la forma en que el ser humano representa el mundo. La relación con el mundo depende de las representaciones mentales que tengamos de este; es decir la forma en que asimilamos cada uno de los hechos depende de cómo incorporamos la información y la acomodamos.
De ahí el concepto de inteligencia de Piaget: “la inteligencia es la adaptación por excelencia, el equilibrio entre asimilación continua de las cosas a la propia actividad y la acomodación de esos esquemas asimiladores a los objetos”.
Piaget formula seis etapas para el desarrollo de la inteligencia; estos logran el equilibrio para enfrentar los acontecimientos del día a día, las etapas son: 
  1. Estadio de los reflejos o montajes hereditarios.
  2. Estadio de los primeros hábitos motores y de las primeras percepciones organizadas.
  3. Estadio de la inteligencia sensorio-motriz o práctica (anterior al lenguaje).
  4. Estadio de la inteligencia intuitiva.
  5. Estadio de las operaciones intelectuales concretas.
  6. Estadio de las operaciones mentales abstractas.
Todos los seres humanos son capaces de conocer el mundo de siete maneras diferentes, hasta poseer cada inteligencia un nivel de competencia razonable. Esto se diferencia en los individuos dependiendo de la intensidad de una u otra inteligencia y en las formas como se recurre a estas mismas para llevar a cabo determinada labor y progresar en distintos ámbitos. Que las inteligencias se desarrollen o no dependen de tres factores principales:
  1. Dotación biológica: incluye los factores genéticos o hereditarios y los daños o heridas que el cerebro haya podido recibir antes, durante o después del nacimiento.
  2. Historia de la vida personal: incluye las experiencias con los padres, docentes, pares, amigos.
  3. Antecedente cultural e histórico: incluye la época y el lugar donde se nació y se crio, y la naturaleza y el estado de los desarrollo culturales o históricos.
  4. Otros factores son: acceso a recursos o mentores, factores históricos-culturales, factores geográficos, factores familiares y factores situacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.