EL DOMINIO DE LOS ESTILOS DE APRENDIZAJE.

El dominio de los estilos de aprendizaje en el desarrollo de la independencia en el aprendizaje constituye una temática de muy escaso tratamiento en la actualidad. Por lo general, los procesos relacionados con el aprendizaje se estudian de manera independiente y no se establecen interrelaciones entre estos. Hoy, cuando aprender a aprender forma una de las solicitudes del contenido, es preciso que se diagnostiquen los estilos de aprendizaje de los estudiantes, lo que puede orientar con mayor claridad el desarrollo de la independencia. 

Los modelos y teorías de los estilos de aprendizaje o cognitivos constituyen en la actualidad de un universo teórico amplio; mas, una revisión de la bibliografía evidencia que las aplicaciones de estos presupuestos no encuentran estabilidad en la práctica educativa. Las causas del fenómeno residen en la complejidad del estudio del aprendizaje, la no realización de diagnósticos acerca de los estilos que emplean los estudiantes para la apropiación del conocimiento; y la inconstancia en muchas pesquisas, que, si bien arriban a resultados momentáneos, no ofrecen luego una continuidad.
La definición de estilo de aprendizaje según una caracterización de Keefe citado por Cazau, resulta: los estilos de aprendizaje son los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos que sirven como indicadores relativamente estables, de cómo los estudiantes perciben interacciones y responden a sus ambientes de aprendizaje. En ello puede intervenir: el docente, los compañeros de aula, la familia y sobre todo el propio estudiante que, insatisfecho con algún resultado, se plantee otras formas de apropiarse de los contenidos. En criterio de Bolívar y Rojas: Cada persona responde a un estilo particular y predominante de aprendizaje que le permite interrelacionarse con su ambiente y que implica aspectos cognitivos referentes a la personalidad; es decir, cuando se habla de la manera de aprender hay que considerar dos aspectos importantes: la percepción y el procesamiento de la información. 
Los estilos de aprendizaje se pueden copiar, es decir, se imitan de una persona a otra siempre que el patrón sea positivo. El estudiante puede emplear incluso combinaciones de estilos y con el paso de los años, de acuerdo a sus intereses y posibilidades, se consolidará un estilo particular, que no es más que la suma de experiencias anteriores respecto al enfrentamiento con el saber. 
Entre otras características de los estilos de aprendizaje, simplificadas por Cruz, se encuentran las siguientes: 
  1. Los hemisferios cerebrales contienen diferentes “avenidas de percepción».
  2. Muchos tipos de células presentes en algunos cerebros no están presentes en otros y tales diferencias ocurren en la estructura cerebral.
  3. Se ha determinado que la estructura cerebral influye en la adquisición y desarrollo del lenguaje. 
  4. Las preferencias de aprendizaje reciben la influencia de la cultura, la experiencia y del desarrollo.
  5. El aprendizaje es un proceso interactivo; es el producto de una actividad en un ambiente específico que demuestra variaciones entre patrones, estilo y calidad.
  6. Los estilos influyen en cómo los estudiantes aprenden, cómo enseñan los docentes y cómo ambos interactúan. 
  7. Los estudiantes aprenden diferentes de unos a otros, con fortalezas, limitaciones y preferencias en la manera en que reciben y procesan la información.
  8. El estilo de aprender es tanto una característica del estudiante como una estrategia instruccional.
  9. Los docentes deben ser capaces de responder a las necesidades de sus estudiantes mediante la planificación y creación del escenario educativo que promueva y apoye las características únicas de sus estilos de aprendizaje.
Las estrategias y técnicas de aprendizaje también intervienen en los estilos de aprendizaje, pueden ser compartidas entre un grupo de estudiantes y también con el paso de los años consiguen ser moldeadas acorde a la influencia del contexto, en el aprendizaje del estudiante. Todas estas transformaciones logran sedimentarse de cierta manera en el individuo cuando: 
  1. Sus resultados respecto al aprendizaje se mantienen al nivel de las expectativas de la persona;
  2. Cuando logran rebasarla. 
De lo contrario, se buscan nuevas maneras que posibiliten una apropiación más efectiva de los contenidos y de esta forma se desarrolla además la autonomía en el aprendizaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.