Las construcciones de los programas de formación deben ir acorde con los requerimientos disciplinares, investigativos, profesionales y sociales. Así como con la orientación de la educación por medio de estándares e indicadores de calidad en todos sus procesos. 

De acuerdo con el autor Tobón, el enfoque de aptitudes puede llevarse a cabo desde cualquiera de los modelos pedagógicos existentes o también desde una integración de ellos. Además, involucra cambios y transformaciones profundas en los diferentes niveles educativos, y comprometerse con una docencia de calidad, buscando asegurar el aprendizaje de los estudiantes. 
En cuanto a la forma de integrar las competencias en la materia que ofrecemos se trata de integrar en cada tema los tres ejes didácticos mediante el diseño correspondiente. Con el objeto de ofrecer unas líneas concretas, tomamos el esquema confeccionado por el autor Peiró que versa sobre la labor docente, mediante el enfoque de modelos de maestro, en el punto que explica la metáfora del docente como guía-orientador. 
Se resultará analógico el modelo que ideó para experimentarlo, como una vía metódica para llevar a cabo los niveles de relación interdisciplinaria con referencia a las sucesivas concreciones de objetivos y temas de la educación. Se emplea la fenomenología para componer una correlación entre competencias generales y específicas con temas del programa y la transversalidad convivencia. 
De acuerdo con el autor Esteve, podemos entender por modelos los instrumentos para comunicar. Al momento de explicar, el tema de la labor docente en la materia que impartimos, recurrimos a las metáforas e incluimos, a su vez, en cada uno de los modelos docentes un modelo metafórico.
Distinguimos cuatro modelos: naturalista, funcionalista, el docente como guía y el docente iniciador en una civilización. Cada uno de ellos va vinculado a teorías y autores concretos. Aquí desarrollamos el modelo docente como guía-orientador. Con relación a este modelo metafórico docente como ayuda y orientador, algunos autores que lo defienden utilizan el método socrático, que consistía en el empleo del diálogo con el docente y el debate para llegar al conocimiento. 
La ética dialógica de Habermas que defendía la importancia de la conversación en el aprendizaje cuando decía: “La dialéctica se fundamenta en el arte de poner en común valores, sentimientos y razón”. 
Autores como Gadamer y Reboul, defienden que la verdadera acción educativa es la auto-educación, es decir, conseguir formar un adulto autónomo. El docente se contempla como la persona que está al lado del discente y su objetivo es convertir al estudiante en un adulto independiente y culto. La finalidad es guiar al alumno hacia la responsabilidad, la toma de decisiones y la libertad. 
Reflexionando sobre el tema que trata sobre la convivencia escolar y sus variables, los factores causales con relación a la calidad de la educación, raíces axiológicas de los conflictos, estilos docentes disciplinarios, teorías y modelos solucionadores, podríamos crear una relación entre las nociones clásicas y lo transversal, mediante las competencias aludidas.
Los estilos docentes son conductas relativas a la filosofía de un docente que se manifiestan en el aula con unos comportamientos concretos. Distinguimos varios estilos disciplinarios de los docentes (apoyador, exigente, negociador, negligente y comprometedor) que están interrelaciones con los modelos metafóricos antes mencionados. Al modelo analizado de docente como guía le corresponde el estilo apoyador. Este estilo apoyador ayuda y tiene dificultades en concretar estrategias; proyecta actitudes con alta empatía y poco asertividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.