En la actualidad, el término innovación, sin duda, es una palabra de moda y, como suele suceder, se utiliza de forma muy diferente y adquiere múltiples significados según el contexto. En el mundo empresario, de las universidades, de las organizaciones, se está empleando de forma constante como un elemento de valor y de diferenciación. 

Por ello, es necesario ubicar el propio concepto de innovación y establecer el sentido que le otorgamos dentro del contexto educativo. Dicho concepto ha evolucionado con el pasaje de la sociedad industrial a la sociedad de la información. El modelo de innovación inscrito a la industria se ha basado en un esquema cerrado en el que el proceso de innovar estaba monopolizado por la empresa. Apenas existía comunicación con el mundo educativo y cada uno de los ámbitos se desarrollaba por vías independientes.
La aproximación entre la educación y la empresa se ha ido incrementando e impulsando poco a poco, y tienen una especial notabilidad en los programas de ayuda a los proyectos competitivos, que han utilizado para vincular la investigación con el desarrollo y la innovación acercando ambos mundos. De este modo, en el plano educativo se proporciona conocimiento que puede convertirse en un producto a ser patentado e incorporado al mercado. En la sociedad actual, el conocimiento ya no es monopolio de las instituciones porque las empresas y corporaciones han creado sus propios departamentos de investigación e innovación. 
Los repositorios de conocimiento son abiertos y las instrucciones educativas se interesan por los problemas del mercado y las empresas por la educación. Existe una mayor globalización en la investigación y en el desarrollo. La información, la formación y el conocimiento se encuentran en primer plano, mediados por tecnologías que facilitan y transforman de forma rápida los procesos de comunicación, el acceso a la información y la producción del propio conocimiento. 
En síntesis, la innovación nace como un elemento de creación de nuevos conocimientos, productos y procesos. Forma parte de la creación del conocimiento y de la subsistencia de las organizaciones. La innovación está relacionada con la obtención de nuevos conocimientos y con procesos creativos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.