La disciplina es un tema alarmante para muchos docentes en la actualidad, es la disciplina que se debe verificar para determinar armonía en las aulas y centros educativos, pero, lo más interesante es que desconocen que la clave para la existencia de esa disciplina depende del liderazgo de ellos, sobre su grupo de estudiantes para mejorar esa conducta. Ser un líder implica, distinguir las inquietudes de los educandos y responder a las demandas de la sociedad para brindar un servicio educativo de calidad.

A continuación, le presentamos una lista de estrategias que como líder educativo usted podría poner en practicar en su aula de clases:
1. Establece objetivos de interés, motivadores y realistas para los estudiantes y participantes del proceso educativo.
2. Logra conocer a los estudiantes en el aula de clases, para lograr descubrir las razones que hay detrás de sus actos. 
3. Locus de control y autodirección. 
4. Pronosticar los probables problemas de control, decide las estrategias para su resolución y aplícalas con rapidez y de modo consecuente.
5. Mantener una buena predisposición hacia los estudiantes. 
6. Ayudar a los educandos a desarrollar un autoconcepto positivo, orientado hacia el éxito. 
7. Cambiar de actividades dentro del aula de clases, para evitar que los educandos caigan en el aburrimiento y la desmotivación. 
8. Haz el entorno del aula lo más agradable, animado y estimulante posible. 
9. Evitar intimidaciones innecesarias o poco prácticas. 
10. Establecer normas y procedimientos claros. 
11. Tratar de colocarse en el lugar del educando.
12. Autopresentación.
13. Puntualidad. 
14. Buena preparación de la clase. 
15. Insistir en la colaboración de toda la clase. 
16. Utilizar la palabra con expresividad, con tono agradable y que no produzca cansancio o tensión. 
17. Mantenerse alerta ante las incidencias de la clase. 
18. Estrategias claras y bien comprendidas para enfrentarse a situaciones de crisis. 
19. Distribución clara y equitativa de la atención del docente. 
20. Evitar comparaciones.
21. Hacer un buen uso de las preguntas. 
22. Garantizar oportunidades adecuadas de actividades prácticas.
23. Organizar las clases de forma eficaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.