El Método Inductivo consiste en aprovechar cualquier situación que se presente en clase con implicaciones socio-afectivas (roce, conflicto, discusión, agresión, actitud apática, entre otros) para abordarla desde una perspectiva educativa, formativa y proactiva, es decir, considerándola como una ocasión para aprender y practicar habilidades sociales y emocionales. 

Para ver la infografía puedes entrar a la sección a través de este Enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.