✍ LA UTOPÍA EN LA EDUCACIÓN DIGITAL | DOCENTES 2.0

La creencia utópica en la educación como un derecho y necesidad es familiar para los lectores modernos, pero está muy lejos de las políticas de algunos países en las que solo las personas pudientes pueden ser educados. La educación utópica está sistematizada y uniforme, a diferencia de algunos sistemas mundiales que a menudo incluyen a tutores privados independientes y ciertamente difiere de una escuela a otra. A través de este sistema educativo racional, los utopistas sintieron que podían moldear la moralidad y valores de sus hijos, para infundir la capacidad de ser buenos utopistas. La educación utopía es un programa de desarrollo moral y cultural diseñado para asegurar que la utopía siempre se renueve. Pero, por definición, el término utopía se refiere a un ideal o lugar en el que todos los aspectos son perfectos o casi perfectos.

La utopía está casi al mismo nivel de comprensión científica, pero está comprometida con el pensamiento racional. Del mismo modo, la discusión de la filosofía utópica, que no hace caso de las suposiciones de los nuevos filósofos europeos. El descontento de del autor More lo llevó a reflexionar que los utopistas creen que es a través de la educación que se moldean los valores y habilidades de las personas.

En ciencia, los utopistas son racionales y consumados. Tienen el mismo nivel general de comprensión en los campos de la música, lógica, aritmética y geometría. Son expertos en astronomía. En filosofía, a los utopistas no les interesan las suposiciones abstractas, el tema principal es la naturaleza de la felicidad y la relación entre la felicidad y el placer. Los utopistas creen que el alma es inmortal y que existe una vida futura en la que los hechos de la vida son recompensados ​​o castigados. Además, creen que si las personas fueran escépticas sobre la otra vida, todas las personas inteligentes buscarían el placer físico e ignorarán todas las leyes morales superiores.

La promesa utópica que subyace a la formulación educativa es que el pensamiento crítico contra el totalitarismo, «hacia la idea de que los estudiantes son ​​más de lo que simplemente existe” (Adorno, 1998, p. 303). En otros términos, la educación es el punto en que el estudiante reconoce la felicidad como aquello que aún no es posible alcanzar; pero que es el horizonte del devenir. Por lo tanto, la tecnología ofrece grandes oportunidades para los docentes y estudiantes, haciendo que su rol sea más interactivo e inmersivo. Los docentes, como, además los educandos necesitarán mejorar sus habilidades. No obstante, el uso de la tecnología en el aula permitirá experimentar en pedagogía e involucrar mejor a los estudiantes. Se necesita que los profesionales sigan trabajando juntos para que la enseñanza y el aprendizaje sigan siendo relevantes. La tecnología estimula nuevas experiencias, entusiasma tanto a estudiantes como a educadores y, sobre todo, crea nuevas formas de aprender y colaborar, una utopía en la educacion digital.

En síntesis, para mantener viva la utopía, debe situarse en el registro de lo imposible y lo incognoscible, carente de todo contenido o representación positiva. Tal representación simplemente empañar el deseo en términos del principio de realidad prevaleciente o, lo que es peor, conducir a una forma de totalitarismo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *