LA EDUCACIÓN Y LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

Si analizamos en este momento el tipo de educación implantada hace algunos años, podremos observar cómo los educadores preferían a los estudiantes conformistas, que conseguían buenas notas y exigían poco (valorando más a los aprendices receptivos más que a los aprendices activos), y de hecho reconociendo a las ideas de alienación que se implantaba en nuestra educación y por tanto en nuestra sociedad, de ir siempre por la “Ley del menor esfuerzo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.