NIVELES DE APRENDIZAJES.

Es necesario destacar que la educación ha recibido aportes de distintas disciplinas, especialmente las relativas a la psicología cognitiva, que han contribuido al desarrollo de las teorías de aprendizaje. Vigotsky, por ejemplo, le asigna una gran importancia a la comunicación y las interacciones sociales; Ausubel, con la teoría del aprendizaje significativo, enfatiza la articulación de los conocimientos previos con la nueva información; y por último, André Giordan, doctor en Biología y en Ciencias de la Educación y profesor del Laboratorio de Informática y Epistemología de las Ciencias (LDES) de la Universidad de Ginebra.

Los docentes no pueden ayudar a los estudiantes si no conocen y comprenden cómo es que ellos se apropian de dicha realidad para aprenderla por sí mismos. Repasemos algunos de los más importantes:

Aprendizaje por descubrimiento, es aquel en donde se le exige al estudiante mayor participación e involucramiento, el profesor no expone de un modo acabado los contenidos, sino que muestra el objetivo por alcanzar; sus ventajas son que, llevado correctamente, asegura un conocimiento significativo y fomenta la investigación. Uno de sus creadores (Jerome Bruner) aseguraba que al aprender y comprender lo aprendido se tiene un “insight”, es decir una señal interna que nos permite retener lo aprendido y no olvidarlo. Una de sus desventajas es que requiere de mucho tiempo y de actividades muy variadas, por lo que su uso no es muy frecuente.

Aprendizaje por modelaje de procedimientos, equivale al aprendizaje por recepción de conceptos y se basa en el axioma de la enseñanza, en donde el profesor dice: “primero lo haré yo, después lo haremos juntos, después lo harás tú solo”. Tiene como desventajas que el aprendizaje sólo sea memorístico, superficial y por imitación, su ventaja es que la mayoría de los humanos aprendemos mejor del ejemplo.

Aprendizaje psicomotor, que consiste en aprender a usar los músculos coordinada y eficazmente, no sólo para la educación física, sino para aprender kinestésicamente, es decir moviéndonos. Se ha comprobado que los humanos no podemos permanecer por mucho tiempo sin movernos.

Aprendizaje conceptual, es aquel que desarrolla principios, leyes y generalizaciones y el elemento principal es la palabra, tanto oral como escrita. Tiene como ventajas que los conceptos representan la comprensión que el individuo logra de los aspectos generalizados y abstractos de las experiencias. Sus desventajas son que el significado de hechos, conceptos y generalizaciones varían, pues éstos no tienen un lugar fijo y absoluto en la escala de significados.

Aprendizaje creador, es aquel que se da cuando existe un cambio de conducta en el momento en que se presenta un problema, en diferentes situaciones y se le encuentran soluciones originales. La actividad creadora implica al menos tres procesos mentales: experiencia, recuerdo y expresión. Tiene como desventajas, que hay que propiciar un ambiente diferente donde se provea de oportunidades para crear las soluciones propias.

Aprendizaje del ajuste emocional y social, en este tipo de aprendizaje se lleva al estudiante a ajustarse a su medio físico y social de una manera satisfactoria, permitiéndole un funcionamiento adecuado como persona, esto se logra al involucrar la parte ontológica del ser, es decir al incorporar sensaciones, sentimientos, afectos y emociones.

Aprendizaje memorístico, es el que se basa en la repetición de los hechos y datos para lograr su retención, utiliza exclusivamente la memoria mecánica (de corto plazo), sin involucrar la comprensión. Esta es una de las formas de aprender más socorridas de nuestro sistema actual, en la que sólo se memoriza para presentar exámenes.

De aquí el tan necesario el cambio de enfoque, ya que si bien es cierto no hay acontecimiento único que señale el fin de un modelo educativo y el comienzo de otro, el principio de la revolución cognitiva ha sido lento y silencioso; ciertamente es un buen momento, para que los docentes que se sienten cada vez más frustrados por las limitaciones de la teoría y los métodos tradicionales y conductistas, los cambiemos hacia la innovación y la mejora de nuestros procesos de enseñanza-aprendizaje.

Las investigaciones de los académicos, por ejemplo, sobre la naturaleza del desarrollo del lenguaje, han ofrecido pruebas contra la perspectiva radical y ambientalista ofrecida por los allegados al conductismo. Otro factor determinante fue la aparición de los ordenadores (computadoras), que proporcionaron una metáfora creíble para el procesamiento humano de la información y una herramienta significativa para modelar y explorar los procesos cognitivos humanos.

Es aquí donde surge la necesidad de propiciar el aprendizaje de los diversos contenidos curriculares bajo nuevos enfoques más actuales y creativos. Los contenidos que se enseñan en los planes y programas de estudio de todos los niveles educativos, pueden agruparse en tres líneas básicas: conocimiento conceptual, también llamado declarativo, procedimental, que nos permite hacer algo con aquello que aprendemos y actitudinal, que se debe reflejar a nivel del ser.

Podemos concluir, que el arte de aprender tiene una enorme complejidad desde los distintos tipos y niveles de aprendizaje, por lo que los docentes estamos llamados a revisar en profundidad las estrategias y las técnicas necesarias para lograr que los estudiantes se apropien de los mencionados saberes, de una forma integral (unificando los distintos tipos de conocimientos, en un mismo acto educativo), lo que se llama ahora convergencia de saberes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *