LA ENSEÑANZA COMO ARTE O CIENCIA.

El tema de debatir si la enseñanza es un arte o una ciencia ha sido uno de los deportes favoritos de los docentes durante años. Cuando se define como arte, entonces la enseñanza exige inspiración, intuición, talento y creatividad. Pero, si es una ciencia, la enseñanza exige conocimiento y destrezas que por supuesto pueden ser aprendidas. No obstante la mayoría está de acuerdo en que la enseñanza tiene tanto elementos artísticos como científicos. 

En la enseñanza el docente debe actuar como mediador en el proceso de aprender de los estudiantes; debe estimular y motivar, aportar criterios y diagnosticar situaciones de aprendizaje de cada estudiante y del conjunto de la clase, clarificar y aportar valores y ayudar a que los estudiantes desarrollen los suyos propios, por último, debe promover y facilitar las relaciones humanas en la clase y en la escuela, y, ser su orientador personal y profesional. 
Al enfrentar las exigencias educativas actuales, la labor docente se reorientará hacia una actitud tutorial, semejante a la de coordinar, asesorar y facilitar experiencias educativas en las que el estudiante logre aprender. Además, en las aulas se privilegiará un clima de libre expresión y las experiencias educativas serán iniciadas por el uso planeado, intencional y significativo de la pregunta como activadora de procesos integradores. Por otro lado, se aprovechará al máximo el trabajo grupal para la construcción y reconstrucción del conocimiento a través de la interacción con los otros, a su vez se trabajará por el desarrollo de capacidades cognoscitivas específicas como son la comprensión del lenguaje, el análisis y la síntesis. El profesor programará ejercicios y reactivos orientados a la solución de problemas, así como experiencias de enseñanza que propicien el pensamiento reflexivo y crítico. 
En la evaluación diagnóstica que se haga del estudiante antes de iniciar el curso o la unidad, será un aspecto de importancia extrema para la planeación siguiente del programa. Por tanto, la tarea educativa consistirá no en transmitir toda la extensa información disponible, sino en enseñar al estudiante estrategias que le permitan adquirirla e interpretarla por sí mismo, esto es, que le permitan aprender a aprender. La evaluación, como parte integral del proceso de enseñanza y aprendizaje será utilizada como instrumento para identificar los logros alcanzados, los errores cometidos, los elementos que han favorecido o impedido el aprendizaje, para determinar los ajustes necesarios a la intervención pedagógica. 
La evaluación por métodos permitirá una acción reguladora entre los procesos de enseñanza y aprendizaje, de manera que no sólo el estudiante deba adaptarse al sistema educativo, sino que el propio sistema se adecue a él. El estudiante es el protagonista de su propio aprendizaje, de su propia capacidad de imaginar. Los estudiantes manifiestan verdades conocidas para el docente pero nuevas para ellos. La imaginación no tendrá límites y habrá que buscar la forma de comunicarla a los compañeros, discutirla, compartirla y disfrutarla. El estudiante es más creativo y participativo y el objeto de conocimiento se construye activamente en la mente de los estudiantes.
La función es acompañar y facilitar el camino de aprendizaje del estudiante. Un camino que deberá ser transitado al mismo tiempo que construido por cada individuo. La labor del docente será estimular dicha construcción, y no esperar del otro lado del camino, o alzar en brazos al estudiante y caminar por él. Las enunciaciones anteriores nos conducen a considerar que la enseñanza aprendizaje es un proceso continuo de construcción a partir de la apropiación que docentes y estudiantes hacen en torno a su quehacer. Bajo la figura del aprendizaje significativo la enseñanza se concibe como el proceso en el que se proporcionan al estudiante escenarios adecuados y útiles para el desarrollo de sus capacidades de construcción de significados a partir de las experiencias de aprendizajes. 
De acuerdo al aprendizaje significativo, los nuevos conocimientos se incorporan en forma real en la estructura cognitiva del estudiante. Esto se logra cuando el estudiante relaciona los nuevos conocimientos con los anteriormente adquiridos; pero también es necesario que el estudiante se interese por aprender lo que se le está mostrando. Ausubel, considera que el aprendizaje por descubrimiento no debe ser presentado como opuesto al aprendizaje por exposición, ya que éste puede ser igual de eficaz, si se cumplen unas características. Así, el aprendizaje puede darse por recepción o por descubrimiento, como estrategia de enseñanza, y puede lograr un aprendizaje significativo o memorístico y repetitivo. 
Ventajas del Aprendizaje Significativo: 
  1. Origina una retención más duradera de la información.
  2. Proporciona el obtener nuevos conocimientos relacionados con los anteriormente adquiridos de forma significativa, ya que al estar claros en la estructura cognitiva se facilita la retención del nuevo contenido. 
  3. La nueva información al ser relacionada con la anterior, es guardada en la memoria a largo plazo. Es activo, pues depende de la asimilación de las actividades de aprendizaje por parte del estudiante. 
  4. Es personal, ya que la significación de aprendizaje depende los recursos cognitivos del estudiante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.