LOS SISTEMAS EDUCATIVOS Y SU CURRÍCULO.

Observando el sistema educativo como un subsistema social, en relación con otros subsistemas, evidenciamos cómo las distintas corrientes de pensamiento fundamentan la puesta en marcha de los currículos y de la práctica educativa. Desde la atención de corrientes estructuralistas que predeterminan cómo ha de ser el producto final, puesto que las personas forman parte de estructuras y son éstas las que determinan las formas de actuar, hasta pensamiento más críticos que defienden el carácter personal de los individuos con capacidad para transformar la realidad y en donde lo que importan son los procesos.

Los sistemas educativos implantan su currículo en función de unas teorías o corrientes de pensamiento que lo fundamentan. El contraste entre unos y otros radica básicamente en el protagonismo de los que intervienen, en quiénes y cómo se toman las decisiones y en la importancia que se da a unos y otros elementos del currículo. En el ámbito de la práctica el estilo de los centros educativos estará determinado por la opción o modelo curricular en que fundamenten su forma de hacer.

Para entender con más claridad el uso de los medios es justo hacer un breve repaso por alguna de las teorías curriculares que se han ido conformando en relación con el desarrollo de las distintas formas de entender y pensar la ciencia en general y la ciencia educativa en particular. Se puede hablar así de distintos paradigmas.

Paradigma Técnico:

  1. Desarrolla una teoría curricular cuya principal característica es la reproducción de los contenidos y modelos sociales. El papel de los docentes es el de transmitir conocimientos y ejecutar las orientaciones que le llegan dadas. El propósito principal es el logro de objetivos y éstos vienen formulados en términos de conductas observables. 
  2. El aprendizaje se deduce como una actividad por la que los estudiantes adquieren una serie de conocimientos que constituyen el equipo cultural y social que se desea transmitir y perpetuar. 
  3. La evaluación es la herramienta que permite verificar si se alcanza la conducta esperada; tiene pues, un carácter instructivo y sancionador. 
  4. El único espacio, figuradamente, de tomar decisiones que le queda al docentes es la programación, que adquiere una importancia considerable y que una vez hecha es prácticamente inamovible. Pero estas aparentes decisiones están orientadas por unos contenidos aislados y por unos objetivos que se organizan a partir de una serie de taxonomías que han construido los expertos. 
  5. Posteriormente sólo queda colocar en papeles cuadriculados la programación; incluso a esta asignación ayuda mucho el libro de texto que se erige como el medio y material didáctico por excelencia. Desde esta perspectiva el uso que se hace de los medios es un uso transmisor, cuyas características principales son la linealidad en el diseño, la escasa adecuación a la realidad y el papel reproductor y ejecutor de los docentes. 


Paradigma Práctico: 
  1. Igualmente llamado situacional, que inspira un modelo curricular práctico o interpretativo. 
  2. Lo más característico de este modelo son los planteamientos o diseños abiertos con el fin de adecuarlos a la realidad. 
  3. Se programa el análisis de la realidad para dar significado a todas las situaciones. 
  4. El papel del docente adquiere un carácter más activo puesto que se le permite tomar decisiones para elaborar el currículo.  
  5. Se inicia de un currículo básico con normas que prescriben ciertas tareas, pero cada equipo pedagógico debe adecuar y completar un currículo acorde con las características de su centro. En este caso no importan los productos finales sino los procesos. 
  6. Los objetivos se plantean en términos de capacidades que mediante diversas acciones educativas se deben desarrollar en cada persona; por tanto, no son medibles ni se pueden evaluar directamente sino por medio de la constatación de los aprendizajes. 
  7. En los contenidos los hechos, procedimientos y principios generales de las ciencias son tenidos en cuenta, así como el carácter cambiante de éstas. 
  8. La evaluación tiene un carácter formativo, concierne comprobar los procesos con el fin de rectificar y mejorarlos. 
  9. El aprendizaje se entiende como la adquisición de conocimientos para dar significado a la realidad; es algo que se construye de forma gradual y en donde se ponen en marcha una serie de mecanismos que permiten elaborar y reelaborar redes conceptuales cada vez más complejas, lo que posteriormente permitirá aplicar aquello que se aprendió a otras situaciones. 
  10. Se emplean diversas metodologías en las que el docente adquiere un papel más activo. 
  11. Metodologías que acarrean la utilización de materiales diversos, no sólo el libro de texto, e incluso la elaboración de los propios materiales. 
  12. Los recursos de todo tipo son tenidos en cuenta y están al servicio de las estrategias metodológicas. 
  13. Desde esta racionalidad se plantean diseños abiertos que tienen en cuenta la realidad y la utilización recursiva de los medios que permite aprender y utilizar sistemas de representación simbólica, solucionar problemas e interpretar y relacionarse con el medio físico, social y cultural. 

    Paradigma Estratégico:
    1. Desarrolla una teoría curricular basada en los principios de la corriente sociocrítica. 
    2. Se puede considerar como un paso más allá del anterior paradigma. 
    3. Plantea el análisis crítico de la sociedad para transformarla. 
    4. En el momento no es la teoría la que dicta la práctica. 
    5. La práctica praxis y la teoría se complementan recíproca y dialécticamente. 
    6. Se entiende el papel del docente como el sujeto que facilita la comunicación entre los miembros de la comunidad educativa, que su vez deben convertirse en agentes del cambio social. 
    7. La teoría de la acción comunicativa de Haber más ha constituido la base de la que parten muchas de las ideas de este modelo curricular. 
    8. Esta teoría crítica inspira un uso crítico y transformador de los medios, en los que éstos son utilizados como elementos de análisis y reflexión sobre la práctica incidiendo en la propia realidad con el fin de transformarla y mejorarla. 

      En este sentido Bautista respalda tres campos de análisis que conducirían a otras tantas formas de uso crítico: 
      1. Utilización de herramientas tecnológicas que hace posible analizar el contenido de discursos emitidos por diferentes medios de comunicación. 
      2. Utilización de los recursos que lleve a interrogar sobre los efectos de la no neutralidad de la tecnología utilizada. 
      3. Uso de los medios realizado en ámbitos de la capacitación docente para que los profesores descubran el origen de las lacras sociales: injusticias, desigualdades, etc.