APRENDER A MEMORIZAR

A la mayoría de las personas, les es difícil recordar informaciones nuevas sin realizar técnicas de memorización. Las técnicas de memorización son procesos más o menos creativos, como hacer asociaciones entre algo que ya se sabe y aquello que hay que memorizar. Asimismo, como realizar agrupaciones para introducir nuevas informaciones en el cerebro, es necesario repasar, puesto que en el cerebro hay dos tipos de memoria:

  1. La memoria a corto plazo, que solo dura unos minutos.
  2. La memoria a largo plazo, que es más perdurable y que necesita de los repasos para trabajar.
Igualmente, hay que tener en cuenta que se memoriza mejor, todo aquello que se comprende. Comprender, es explicarse la lógica de porqué una cosa es así y no de otro modo, es decir, qué sentido tiene. Sin comprender, el memorizar es más difícil. Para comprender mejor es necesario entender el significado de las palabras, por eso, una de las herramientas indispensables para estudiar es el diccionario.
Realmente, para que el proceso de memorizar se complete, es necesario ser capaz de recobrar la información almacenada en el cerebro. Como la memoria funciona por asociaciones, si se recupera lo que ya sabíamos, esa información ya conocida y toda la cadena de nuevas informaciones asociadas a ella se recuperaran. Por lo tanto, es importante recordar la primera palabra o una imagen asociada a lo que queremos evocar y relajarnos para esperar a que aflore la información que buscábamos por los almacenes de la mente.
Resumidamente, podemos decir que para estudiar los contenidos que requieran memorización, podemos seguir seis (6) pasos: Entender, Ampliar, Estructurar, Asociar, Repasar y Revisar. Que se entiende por ellos:
  1. Entender, lo que se va a estudiar y si hace falta, averiguar el significado de palabras nuevas.
  2. Ampliar, la información con anécdotas o detalles asociados sobre aspectos de la lección que hayan despertado nuestra curiosidad.
  3. Estructurar, la nueva información en forma sintetizada: para eso sirven los mapas mentales.
  4. Hacer asociaciones, mediante reglas nemotécnicas o imágenes.
  5. Hacer tres repasos: 
· El primero, unos diez minutos después de haber estudiado.
· El segundo unos días después.
· El tercero cuando se aproxima el examen, donde se repasan y se vuelven a memorizar las palabras importantes o las asociaciones nemotécnicas que hicimos para los dos o tres temas de los que nos van a examinar.
 6. Antes del examen, se debe retomar el libro de texto dejando que la vista acaricie las páginas, filtre las imágenes y lea los títulos y subtítulos de forma despreocupada, sin pretender retener. Este tipo de visualización creará nuevas incorporaciones a nuestra mente. A esto se le llama “Activación de la memoria fotográfica”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.