El aprendizaje, es propio de todo ser vivo reflexivo de su existencia, pero el ser humano a diferencia de los animales ha desarrollado el proceso de aprendizaje instintivo y transitorio, que aumenta hacia un aprendizaje consciente y metodológico. 

Alguna vez como docente, ha podido escuchar a sus estudiantes cuestionándose ¿Por qué estudias?, realmente las personas estudian por 3 razones fundamentalmente:
1. Por necesidad, cuando esperas obtener una satisfacción personal; 
2. Por obligación, cuando tienes el compromiso y la responsabilidad de hacerlo; 
3. Por placer, es decir, por distracción o por hobby. 
Por ende, cuando se llega a la reflexión de esta interrogante podría pensar que sería maravilloso poder estudiar, trabajar, e irse de vacaciones porque como persona se desea y se disfruta haciéndolo, pero lo más grandioso del mundo sería que al mismo tiempo estemos ganando mucho dinero. Existen muchas personas que lo hacen, en la sociedad los llaman, ricos.
Algunos expertos, afirman que el dinero es una necesidad, por lo cual estudiar por dinero es aceptable, y de hecho debemos reconocer que cuando se elige una carrera profesional se debe pensar en que les gusta y si se puede hacer dinero trabajando en esa profesión. 
Pero, usted se ha puesto a pensar por qué los niños tienden a aprender instintivamente, su instinto les lleva a experimentar con procesos de prueba y error, a percibir a través de sus sentidos y mediante la información transmitida por sus padres o gente que les rodea. Es necesario aprender a investigar, los niños lo hacen instintivamente, en cambio los adultos son más limitados en normas, pero la realidad es simple, hay que encontrar la fuente de qué, o donde encontrar el conocimiento, y someter dicha información a un proceso de validación y evaluación para formar un criterio propio sobre el tema.
A medida que el ser humano sale de su fases, es muy común cuestionar su capacidad para aprender autónomamente, apoyándose cada vez más en el conocimiento ajeno, es decir, en el conocimiento transmitido por alguien que ya siguió el camino, lo cual coincide en que es un técnica muy acertada más no la adecuada, puesto que bloquea otras alternativas adicionales de incorporar información tales como la investigación científica, el razonamiento filosófico, experimentación y práctica, entre otros; los cuales tienen su base en la imaginación, creatividad, perseverancia, liderazgo y capacidad de emprendimiento. 
En síntesis, si analizamos porque hay muy pocas personas que tiene éxito en las actividades que realiza, nos toparemos con que este tipo de personas exitosas, posee un conocimiento superior y especializado por encima del común de los demás, conocimiento que fue adquirido gracias a la utilización de métodos adicionales o alternativos de aprendizaje, ellos no se conformaron con repetir algo ya estructurado, es más, se da los casos que fueron estudiantes muy inactivos. Pero, que podemos aprender de esta lección; que si encontramos cual es la fuerza que nos motiva a estudiar y trabajar, podremos dar con la clave para reprogramar nuestra mente para adquirir conocimientos más ricos y exclusivos, que nos permitan diferenciarnos del resto y conseguir el éxito buscado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.