El impacto que sufre el nuevo marco globalizado del mundo actual, está atenuando un profundo cambio en todos los ámbitos social y educativo. Estamos ante una nueva cultura que supone nuevas formas de ver y entender el mundo que nos rodea, que ofrece nuevos sistemas de comunicación interpersonal de alcance universal, que facilita instrumentos tecnificados para realizar nuestras labores y que presenta al mismo tiempo los valores y normas de convivencia.

Por ende, el personal docente de acuerdo a este marco globalizado se clasificará de la siguiente manera: 
Educador de Carrera: Son aquellos que tienen nombramiento de tiempo completo, ¾ de tiempo y ½ tiempo, ya sea de base o temporal. 
Educador de Asignatura: Son aquellos que tienen nombramiento de contrato o base por un número determinado de horas. 
De acuerdo, a las actividades docentes, se clasifican en actividades sustantivas y complementarias:
Las actividades sustantivas: Se refieren al desarrollo del proceso de aprendizaje, la evaluación del aprendizaje, gestión académica y la elaboración de planes y programas de estudios; el desarrollo de estas actividades es obligatorias para todos los docentes. 
Las actividades complementarias: Son aquellas realizadas por el docente y que tienden a fortalecer la labor sustantiva de la Institución; se refieren a las actividades de apoyo a la docencia y proyectos institucionales.
De acuerdo, con las actividades sustantivas del trabajo docente, referentes al proceso de aprendizaje son:
a) Planificar y desarrollar el proceso de aprendizaje de los estudiantes. 
b) Preparar, revisar y evaluar sus cursos
c) Revisar y actualizar los manuales de prácticas de laboratorios, talleres, antologías, manuales, entre otros. 
d) Registrar la asistencia a clases de sus estudiantes y el avance de aprendizaje.
e) Asesorar y supervisar la realización de las prácticas.
f) Dar asesoría académica a los estudiantes.
Entre las actividades sustantivas del trabajo docente, relacionadas a la evaluación del aprendizaje son:
a) Planificar, instrumentar y evaluar el aprendizaje de los estudiantes. 
b) Comunicar a los estudiantes sobre las calificaciones obtenidas. 
c) Participarles a los estudiantes y autoridades sobre las competencias desarrolladas y los alcances logrados por parte del estudiante. 
d) Realizar actividades especiales como, asesorías o cursos formales para mejorar deficiencias de los educandos en su proceso de aprendizaje. 
e) Evaluar a los estudiantes en proceso de regularización de sus asignaturas.
f) Registrar las calificaciones obtenidas por el estudiante, en los periodos establecidos en el calendario escolar. 
g) Crear los ajustes necesarios a la planeación del proceso o de la evaluación del aprendizaje.
En síntesis, la necesidad de un nuevo rol docente ocupa un lugar destacado en la retórica educativa actual y en la construcción de una nueva educación. El perfil y el rol pre-figurado de este nuevo docente, ha terminado por configurar un largo listado de competencias deseadas, en el que confluyen hoy en los postulados inspirados en la retórica del capital humano y los enfoques de la educación, postulados de corrientes progresistas, de pedagogía crítica y los movimientos de renovación educativa, que hoy han pasado a formar parte de la retórica de la reforma educativa mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *