¿QUIÉN SOY COMO DOCENTE? | DOCENTES 2.0

Hoy en día, el aula de clases que se respalda bajo un entorno basado en los resultados, el éxito se determina por el logro de alcanzar un cierto nivel o de ser capaz de proporcionar evidencia de comprensión. 


Por lo tanto, subsanar suele ser muy similar a las rúbricas y guías de puntuación. El objetivo de la educación no es el aprendizaje personalizado sino fundar estrategias, es importante señalar que la creatividad, elección, curiosidad y personalización pueden jugar un rol importante en el proceso de aprendizaje, pero no alcanzan al contenido en sí, debido a que la comprensión en general se mide de la misma manera si la evaluación se basa en criterios o en normas. 
Este no es una dificultad del docente, sino del plan de estudios y del modelo de aprendizaje. A los educadores no se les puede proporcionar una meta de dominio diario de los objetivos de aprendizaje documentado, personalizado y auténtico para cada estudiante. Si el plan de estudios se comparte en toda la institución o distrito, y el modelo de aprendizaje es principalmente de instrucción directa, colaborativo o basado en proyectos, el rol del docente se define de manera limitada, es decir, entregar contenido, medir el progreso e intervenir lo mejor que pueda. 
Por definición, la mayoría de las personas son promedio en la mayoría de las cosas. Pero hay algo que los educadores deben hacer excepcionalmente bien, y es marca la diferencia. Agregar la identidad como docentes, pensamiento crítico, relaciones, carisma, en otras palabras, quién es usted como docente. 
Entre estándares nacionales compartidos y objetivos comunes de aprendizaje diario entregados a través de modelos de aprendizaje muy similares, junto con la realidad de que la mayoría de los estudiantes son por definición promedio, se puede afirmar que el ámbito educativo está en una situación difícil. Incluso si la semántica está oscureciendo, la realidad es que se tiene un modelo de educación que, por su diseño, fomenta un rendimiento repetible y similar. La educación está en una gran zona de confort industrial. Pensamientos similares, estrategias similares, mismo contenido, mismas aulas, docentes similares en salas similares con estilos más o menos similares. Año tras año. 
En ocasiones los estudiantes o los docentes, logran romper el molde, pero estas son, literalmente, las excepciones. Esto no es una súplica por la creatividad en la enseñanza y el aprendizaje, sino que es una especie de telón de fondo. La vida tiene que ver con el autoconocimiento, la interdependencia y el afecto. Los docentes deben cuestionarse: ¿quién soy? ¿cómo estoy conectado con el ambiente que me rodean? Estas son preguntas muy particulares, que nunca serán las mismas para dos personas, incluso de la misma familia. 
En síntesis, en la actualidad se debe considerar tener su propia aula: lo que enseña (el contenido) y cómo lo enseña (los modelos de aprendizaje y las estrategias de enseñanza-aprendizaje y alfabetización) y sobre todo cuestionarse, si el diseño que utiliza suprime el genio natural en cada persona.