¿QUÉ ES LA EDUCACIÓN LIQUIDA? | DOCENTES 2.0

Hoy en día, la sociedad vive en un mundo de constante innovación, dinámico, precipitado, ambicioso y al pragmático, donde la manufactura y los resultados se tornan efímeros. Todo es vertiginoso, el consumismo, ritmo social y la tecnología, que cada vez exige más a la sociedad para alcanzar algo.

No obstante, estos cambios que ha sufrido la sociedad también ofrecen oportunidades, en tiempo de confinamiento el ámbito educativo está viviendo nuevos escenarios, los docentes y estudiantes tienen acceso a una gran cantidad de información, como, además, la opción de desarrollar competencias. Actualmente, existe más contenido y al alcance de todos, pero, la clave está en cómo saberlo utilizar para el quehacer pedagógico.

Por lo tanto, es justo en este punto donde la educación líquida entre en juego. Este concepto fue acuñado por el autor Bauman (2013) para aludir a un “tipo de educación que se adapta a los cambios”, que cuenta con un caudal de posibilidades del mundo globalizado, una enseñanza que rompe con la solidez establecida y que prepara a las personas para vivir en un mundo cambiante y lleno de información.

De acuerdo con el autor Myers (1960) la educación se entiende como producto y no como proceso. De esto, se destaca la diferencia de la formación actual ya que no tendría que ver con el tiempo como transcurso, sino como intensidad. En otras palabras, la sociedad ubica el foco en la educación como un aspecto resultativo del evento y no en el aspecto progresivo. Por eso, las reformas en la educación suelen estar asociadas a la disminución del tiempo de estudio, ejemplo la educación digital, los estudiantes no pueden esta más de 45 min conectados a un ordenador o dispositivo móvil. Asimismo, se reduce la cantidad de asignaturas, la duración de los semestres y el número de estos.

Hoy, más que nunca, la educación debe ser continua porque las reformas y cambios producidas por la educación urgida en tiempo de confinamiento, hace que la educación sea líquida, esto ocasiona que los docentes y estudiantes trabajen a toda máquina para poder alcanzar las competencias que demanda la sociedad actual, pese a que se hable de autonomía.

En palabras de autor Bauman (2013) el sujeto que se realiza en la satisfacción inmediata de sus deseos es un sujeto todavía no formado; de manera que, si esa condición es la que lo constituye, y si la formación busca justamente una satisfacción mediata… pues el sujeto nunca termina de formarse. Por lo tanto, las instituciones educativas, docentes, padres y estudiantes que no se adapten a los cambios o reformas de la educación digital quedarán censurados y solo podrán contemplar a los sujetos que no han aprendido a postergar la satisfacción.

En síntesis, en el momento actual existe el alegato de difundir a la educación continua; por ello, se hace necesario borrar las desigualdades entre educación presencial y virtual; e, incluso, entre educación formal y no-formal. La idea es que el hombre aprenda sin límites de espacio y tiempo. La modernidad líquida ha hecho que las instituciones tradicionales pierdan el encanto, para ser consumidas una única vez por la transformación.