EL APRENDIZAJE ESTRATÉGICO.

El aprendizaje es un proceso muy complejo, por lo que los expertos lo admiten de diferentes maneras, en esta oportunidad hablaremos de dos definiciones totalmente diferentes:

  1. El aprendizaje es un cambio relativamente permanente en la conducta como resultado de la experiencia, que corresponde a las teorías conductistas que centran su atención en las conductas tangibles y observables.
  2. El aprendizaje es un cambio relativamente permanente en las asociaciones o representaciones mentales como resultado de la experiencia, que refleja la concepción de las teorías cognitivas que se centran en los procesos de pensamiento implicados en el aprendizaje humano.
No obstante, más allá de los diversos enfoques es indiscutible que el proceso de aprendizaje permite al ser humano tener un mejor grado de flexibilidad y adaptación que cualquier otra especie. Además, la sabiduría alcanzada se transmite a las siguientes generaciones a fin de que sean capaces de actuar de manera más inteligente.
Existen diversos enfoques sobre el aprendizaje estratégico, por lo que es indispensable establecer una clara diferenciación entre estos.
El aprendizaje estratégico se define como estrategias de aprendizaje. Para Díaz y Hernández son procedimientos (conjuntos de pasos, operaciones o habilidades) que un aprendiz utiliza en forma consciente, controlada e intencional como instrumentos flexibles para aprender significativamente y solucionar problemas.
Un estudiante utiliza una estrategia de aprendizaje cuando es capaz de realizar un ajuste de su comportamiento (lo que piensa y hace) a las exigencias de la tarea presentada por el docente y también a las circunstancias.
Sánchez y Reyes definen que las estrategias son procedimientos, procesos y operaciones que formula y desarrolla toda persona para abordar una situación problema que permita la solución más adecuada. Se organizan en capacidades procedimentales para el afronte de los problemas y sus solución.
Las estrategias de aprendizaje se aplican para adquirir, procesar y aplicar información previamente aprendida.
Monereo define a las estrategias de aprendizaje como proceso de toma de decisiones (conscientes e intencionales) en las cuales el alumno elige y recupera, de manera coordinada, los conocimientos que necesita para complementar una determinada demanda u objetivo, dependiendo de las características de la situación educativa en que se produce la acción.
Además, Pozo Municio las define como secuencias integradas de procedimientos o actividades que se eligen con el propósito de facilitar la adquisición, el almacenamiento y/o la utilización de información o conocimientos.
A partir de las consideraciones precedentes, la importancia de las estrategias de aprendizaje radica en que permite al aprendiz planificar y organizar sus propias actividades de aprendizaje. Las estrategias de aprendizaje se diferencian de las técnicas, porque requieren de un cierto grado de metaconocimiento, indispensable para que el aprendiz sea capaz de hacer un uso estratégico de sus habilidades, en las tareas de selección, planificación y evaluación de las estrategias.
El aprendizaje estratégico como aprendizaje de estrategias, está en directa relación con el conocimiento estratégico de Brown, quien lo describe como “el saber como conocer”.
El conocimiento estratégico es complejo en la medida en que intervienen diversos factores en su construcción, tales como motivacionales, cognitivos (conocimientos declarativos, procedimentales y condicionales), metacognitivos y socioculturales.
Las acciones estratégicas se caracterizan por la intencionalidad, es decir, el sentido respecto a los motivos y beneficios esperados por los estudiantes universitarios, lo que contribuye a un mayor grado de compromiso con los aprendizajes y con las metas que los orientan.
El aprendizaje estratégico, entendido como aprendizaje de estrategias, no radica únicamente en ampliar el repertorio de recursos de los estudiantes, sino en que reconozcan su capacidad de evocar, adaptar o crear incluso las estrategias alternativas que atiendan las condiciones de cada situación.
Es así que de acuerdo a este enfoque el aprendizaje estratégico se constituye en un medio para que los aprendices sean capaces de crear o aplicar estrategias según las situaciones de aprendizaje.
Podremos concluir, tal como señalan Monereo y Pozo el conocimiento estratégico es una construcción, construcción de sentido, de significado y de procedimientos deliberados y adecuados, flexibles y sofisticados, orientados hacia metas de aprendizaje. En tanto construcción, el conocimiento estratégico no puede concebirse como una cuestión de “todo o nada”, sino de grados o niveles en relación a la conciencia, complejidad, perspectivismo y eficacia de los procedimientos utilizados.
Valenzuela, citado por Huerta, define el aprendizaje estratégico como aquellos procesos internos (cognitivos, motivacionales y emocionales) y conductas que promueven un aprendizaje efectivo y eficiente. El término efectivo significa, que la persona es capaz de alcanzar ciertos objetivos de aprendizaje. El término eficiente significa que la persona es capaz de lograr lo anterior mediante el uso óptimo de su tiempo, recursos y esfuerzo. Las estrategias de aprendizaje varían de un contexto a otro y su empleo no garantiza siempre la misma efectividad y eficiencia. Para emplearlas, la persona requiere saber primero qué estrategias existen (conocimiento) declarativo), cómo se emplean (conocimiento de procedimientos) y cuándo y dónde es apropiado emplearlos (conocimiento condicional).
Sánchez y Reyes caracterizan a las estrategias de aprendizaje de la siguiente forma:
  1. Es una capacidad o competencia psicológica.
  2. Hace posible los aprendizajes significativos y comprensivos en contraposición al aprendizaje dirigido y memorista.
  3. Está almacenada en algún lugar de la memoria a largo plazo y lista para ser aplicada en una situación problema.
  4. Es aprendida, por tanto es factible de poder enseñarse.
  5. Es dinámica, variable, flexible en función a cada objetivo.
  6. Opera como una habilidad de orden superior.
  7. Permite resolver eficazmente un problema repetidamente.
  8. Permiten organizar e integrar la información de manera efectiva para la utilización de los conocimientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.