LA METODOLOGÍA ACTIVA.

Es una constante la preocupación en nuestra labor pedagógica por hacer de nuestras clases espacios que estimulen aprendizajes significativos en un ambiente de participación permanente e interés de nuestros estudiantes. Sin embargo, no todo se logra con el solo propósito sino necesitamos investigar y compartir experiencias al respecto. 

La metodología activa enfatiza el papel protagónico del estudiante en el proceso de enseñanza aprendizaje, sin embargo, en ocasiones ello se ha asumido como la exaltación del activismo en nuestras clases. Retornando a nuestras clases en espacios donde los estudiantes participan en muchas dinámicas y lo practican por el simple activismo, no logrando comprender el objetivo de estas. En otros casos, nos limitamos a iniciar nuestras clases con una dinámica para romper el hielo e desinhibir a los estudiantes y luego proseguimos con el modelo expositivo. 

Es necesario no confundir la metodología activa con el activismo, la primera enfatiza la actividad pero con un objetivo predefinido (el desarrollo de capacidades); mientras que la segunda enfatiza el movimiento por el movimiento mismo.
En este sentido, es importante tener conocimiento respecto a una variedad de estrategias de enseñanza, pero sobre todo, es indispensable no perder de vista la intencionalidad de nuestra labor. Es decir, estas estrategias serán aplicadas después de ser seleccionadas en razón a las capacidades que según nuestra programación corresponden desarrollar. Ello garantizará el éxito de nuestra labor ya que nuestras clases serán realmente significativas y útiles para la vida de nuestros estudiantes. De esta manera nuestros estudiantes se beneficiaran y nosotros nos sentiremos satisfechos con la labor realizada. 
Por otro lado, tenemos que reconocer también que los estudiantes son agentes autónomos del proceso de aprendizaje que seleccionan activamente la información del ambiente y construyen nuevos conocimientos a la luz de lo que ya saben. Esto nos compromete aún más, ya que debemos poner en práctica un conjunto de estrategias apropiadamente seleccionadas para mejorar en forma significativa la calidad de los aprendizajes de nuestros estudiantes. 
La idea fundamental es orientar a los estudiantes para que puedan participar en la construcción de sus propios aprendizajes y asumir responsabilidades, es decir aprender a aprender. El aprendizaje en la institución activa se centra en el “cómo”, es decir, en aprender los métodos, los procesos, mediante la realización de las actividades. Es una institución centrada en las necesidades e intereses de los estudiantes. La actividad es considerada como el primer motor del desarrollo del estudiante, pero una actividad centrada en sus intereses. 
Los materiales educativos son útiles y permiten la manipulación y experimentación de los estudiantes. En este contexto aprender se reduce a formas de hacer o aprenderé haciendo “aprender métodos” y se da por supuesto que el que aprende formas de hacer aprenderá contenidos. Es claro señalar que yo asumo que en una sociedad de cambio (sociedad del conocimiento) se necesita una escuela centrada en el “Para Qué”, que permita el desarrollo del instrumento de aprendizaje – inteligencia y en el manejo de las estrategias cognitivas y metacognitivas para aprender a aprender que implica el desarrollo de capacidades – destrezas y valores – actitudes, todo esto se refleja en mejorar el currículo orientándolo a los fines y rediseñar las formas de aprender. 
La pedagogía activa surge del concepto en que el estudiante no es un hombre en pequeño. El estudiante en un ser completo en sí con características especiales a las que debe adaptarse la intervención pedagógica. El estudiante es el protagonista de su formación. Surge a principios del siglo XX. 
Características de la metodología activa: 
  1. Estar centrado en el alumno. 
  2. Respeta los intereses del niño. 
  3. Es vital. Introduce la vida en la escuela. 
  4. Ser social; actividades escolares de trabajo en grupo.
  5. Práctica de comunicación horizontal – bilateral .  
  6. Asigna un rol al docente: mediador en el aprendizaje. Preocupado por los procesos de aprendizaje, no tanto por los saberes del alumno. 
  7. Tender a la disciplina: ser escuchado, ser respetado, ser tomado en cuenta, asumir las responsabilidades de sus actos. 
  8. Promover la actividad Acción-Reflexión; la acción debe llevar a la reflexión sobre lo que se hace y cómo se hace. 
  9. Promover la participación cooperativa. Expresar ideas, expresar sentimientos con libertad, plantear discrepancias y asumir responsabilidades.
Principales métodos activos
  1. Heurístico. Arte de dialogar y sostener una discusión -dialéctica.
  2. Producir y formular hipótesis, argumentar, recopilación de datos, discusión de resultados, extraer conclusiones y hacer juicios de valor. 
  3. La discusión y debate sobre un tema. Desarrolla capacidades de razonamiento, análisis crítico, habilidad para organizar los juicios de forma lógica y para expresarlos claramente y con precisión; forma hábitos de pensar e informarse adecuadamente antes de exponer ideas y emitir opiniones; desarrolla la capacidad receptiva, etc. 
  4. El descubrimiento. El docente orienta a los estudiantes para que descubran los conocimientos mediante consulta, experimentación, ensayo error, reflexión, discriminación; comparando, realizando procesos de abstracción y para llegar a conclusiones válidas para la vida. 
  5. El alumno debe distinguir el problema que va a resolver, el proceso de búsqueda de información y la experimentación que posibilite la solución. Es aplicar el método científico. 
  6. El lúdico. Hay que utilizar los recursos creadores y no limitarse a reproducir lo que otros han hecho. La creatividad es un don y todos los seres humanos somos creativos, pues tenemos libertad, imaginación e iniciativa. 
Aprender en la Institución Activa: 
  1. El aprendizaje se centra en el CÓMO, es decir, en aprender los métodos, los procesos, mediante la realización de las actividades. 
  2. Es una institución centrada en las necesidades e intereses de los estudiantes. 
  3. La actividad es considerada como el primer motor del desarrollo del niño, pero una actividad centrada en sus intereses. 
  4. Los materiales educativos son útiles y permiten la manipulación y experimentación de los estudiantes. En este contexto aprender se reduce a formas de hacer o aprenderé haciendo –aprender métodos- y se da por supuesto que el que aprende formas de hacer aprenderá contenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.