EL APRENDIZAJE DEL CONOCIMIENTO.

La palabra aprendizaje se refiere a aquello que es duradero y lo que las personas son capaces de transferir en nuevas situaciones. Es por ello que los estudiantes deben construir su propio aprendizaje con base a sus propias experiencias. El conocimiento no es algo único y externo a la persona (teoría objetivista), sino algo diferente para cada uno que se relaciona con el conocimiento anterior es subjetivista. Si el estudiante carece de los conocimientos previos para poder relacionar el nuevo conocimiento, no se logra el aprendizaje, ya que hacen falta los principios en los cuales construir.

Lo antes señalado es lo que se conoce como teorías constructivistas, las cuales enfatizan la importancia de que el aprendizaje se realice a través de la experiencia. ¿Por qué un estudiante puede fácilmente y sin docente aprender instrucciones complicadas de una computadora?, simplemente porque le interesa. Es indiscutible que el aprendizaje se realiza mejor cuando el estudiante tiene el interés en aprender. Hay que recordar que en la actualidad la mayor parte del aprendizaje es implícito más que explícito. Se considera aprendizaje implícito cuando el estudiante y/o el docente no están deliberadamente buscando aprender ese conocimiento.

Para los constructivistas la experiencia personal es esencial y puesto que los conocimientos previos son diferentes en cada persona, el aprendizaje también será diferente. El conocimiento no es único ni universal, sino particular y contextualizado. El conductismo o aprendizaje por asociación, ha representado la teoría del aprendizaje por excelencia, sin embargo el constructivismo ha venido a enfocar la adquisición del aprendizaje desde una óptica más compatible al funcionamiento del cerebro.

Dentro del constructivismo, los estudiantes son activos y participativos. Deben redescubrir los principios básicos y es en este punto donde participa activamente el razonamiento inductivo. Para ello, es requisito que los estudiantes sean autorreguladores, de manera que supervisen y evalúen su progreso. El constructivismo requiere de procesos del pensamiento, desde los básicos como la observación, la descripción, etc., hasta de mayor nivel como el pensamiento hipotético y el razonamiento inductivo. Por esto es importante desarrollar el razonamiento inductivo, para apoyar el desarrollo del conocimiento de acuerdo con las teorías constructivistas.

Para lograr el verdadero aprendizaje del conocimiento es necesario que el estudiante comprenda por sí mismo, desarrollando sus propias estructuras, las cuales son construidas sobre las anteriores. Esta construcción se hace más sólida conforme se establece un mayor número de relaciones del nuevo conocimiento utilizando conocimientos previos.

Una construcción sólida del conocimiento debilita la posibilidad del olvido del mismo e incrementa la probabilidad de que la persona recuerde y utilice efectivamente dicho conocimiento en otro contexto. El constructivista, al igual que el cognitivista, se enfoca más en el proceso que en el producto, dado que no existe un único conocimiento o respuesta a todos los problemas. Por ende las habilidades adquieren mayor importancia, de manera que los procesos sean más eficaces y eficientes.

Para lograrlo es necesario trasladar al estudiante a problemas del “mundo real”. Esto implica buscar contextos lo más cercano posible a la vida del estudiante, así como a lo que será su vida profesional.

El constructivismo considera que existen teorías implícitas en las personas, relacionadas con su forma de aprender. Es similar al concepto de la metacognición de las teorías cognitivistas. En el futuro ya no se hablará de extensión universitaria, o educación continua, sino que será necesario vivir una “educación permanente”. Lo anterior hará posible que las personas enfrenten la cantidad de cambios de tecnologías y/o de áreas de trabajo que el futuro les depara.

Uno de los objetivos paralelos de la educación es lograr en los estudiantes el meta-conocimiento, que significa la conciencia del individuo de lo que sabe y lo que desconoce. Aunado a ello se encuentra la metacognición, que es la capacidad de las personas para ser conscientes de las formas en que aprenden y razonan, son capaces de discernir entre ellas y seleccionar la mejor en función del problema en turno.

Si se logra lo anterior, las personas serán capaces de aprender a aprender más eficientemente. Toda persona debe ser un estudiante permanente, aunque sea de manera autodidacta. ¿Es necesario cambiar? ¿Por qué es necesario mejorar la práctica docente, si en el pasado no fue mala y prueba de ello es que aquí estamos? Por varias razones:

  1. Los problemas sociales en la actualidad son mucho más complejos que antes. 
  2. Los problemas familiares impactan fuertemente en la situación de los estudiantes. 
  3. La definición de una escala de valores generalmente aceptada y respetada es prácticamente imposible.
  4. Los problemas de aprendizaje son ahora más visibles.
  5. La competitividad internacional demanda una mayor preparación de las personas.
  6. La influencia de otros factores, como los medios masivos de comunicación, es más fuerte cada día confundiendo a los estudiantes.
Es por ello obligación de las instituciones lograr la educación integral de los estudiantes en las cuatro áreas, aunque es claro que no puede hacerlo sola. El apoyo de los padres de familia es trascendental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.