EL ERROR EN EL APRENDIZAJE.

El proceso de aprendizaje no es fácil para los estudiantes en cualquier etapa que se encuentre y a lo largo de todo el proceso se van encontrando con muchos obstáculos para lograr sus objetivos. Es en ese punto donde el docente juega un papel muy importante para que los estudiantes no se vean impotentes en su proceso de aprendizaje. El docente será el encargado de ayudarles a superar todos los obstáculos que vayan surgiendo en el periodo de aprendizaje. Será su guía, su compañero e intentará evitar que cometan los mismos errores a lo largo del proceso de aprendizaje.

Para que se logre todo ese proceso es muy importante que se analice la labor como docente y se reflexione sobre lo que los estudiantes necesitan para lograr sus objetivos. Se tiene que analizar la manera de cómo se da la clase o la actitud que toma el docente en el momento de impartir su clase, todo esto debe ser lo más adecuado para que los estudiantes consigan aprender, y para lograr el objetivo en el aula de clases se debe analizar si realmente el trabajo en el aula es el correcto y adecuado.

Existe muchas inquietudes que surgen diariamente en la labor docente y entre ellas está el error y las numerosas preguntas que se hacen en torno al mismo: ¿Qué estoy haciendo mal para que repitan siempre los mismos errores? ¿Estoy corrigiendo bien? ¿Qué tengo que corregir? ¿Cuándo? ¿Cómo se sienten los estudiantes ante las correcciones? ¿Qué debo hacer para que no se repitan los mismos errores? Estas y otras preguntas les inquietan a los docentes cuando están en el aula clase o fuera de ella y muchas veces no saben cómo ni cuándo actuar ante los errores que cometen los estudiantes. Por ello, es necesaria la reflexión sobre cómo tienen que actuar antes los errores que cometen los estudiantes y buscar las posibles herramientas que les ayuden a ver cómo tienen que actuar cuando los estudiantes en su proceso de aprendizaje cometen errores y tomar en cuenta lo que deberían hacer para evitar que esos errores vuelvan a repetirse.

Como deberían reflexionar los docentes sobre el error cuando están con sus estudiantes en el aula de clase:

  1. ¿Qué se entiende por error? 
  2. ¿Por qué se producen los errores en el aula de clase? 
  3. ¿Son todos los errores igual de importantes? 
  4. ¿Cuáles son en nuestra opinión los más graves? 
  5. ¿Cuál es la actitud del estudiante ante la corrección del error? 
  6. ¿Cuál es la actitud del docente ante la corrección del error? 
  7. ¿Por qué y para qué se corrige? 
  8. ¿Qué se corrige normalmente? 
  9. ¿Cómo corriges el error? 
  10. ¿Cuándo corriges el error? 
  11. ¿Qué tono utilizas al corregir al estudiante? 


Existen diferentes formas de llevar a cabo una corrección y es allí donde el docente tendrá que ser audaz con sus estudiantes desde el inicio del aprendizaje, el docente podrá hacer las correcciones e irá variando los procedimientos para no caer en la rutina y la desmotivación. Al momento de corregir, el tono tiene que ser siempre amable. Así, el estudiante nunca se tendrá que sentir recriminado, de lo contrario, creando estrategias de evasión para no cometer errores (¿Qué te parece…? Depende/ No sé…) les ayudara en absoluto al desarrollo de su aprendizaje. Por último, no se debe olvidar que es importante estimular y premiar el trabajo realizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.