EL SIGNIFICADO DEL PENSAMIENTO CRÍTICO.

El significado del pensamiento crítico no escapa al debate o confusión propios de cualquier campo de conocimiento. Tal como afirma Paul y otros autores, muchas personas, entre ellas los docentes y los propios estudiantes, tienen algunas nociones de lo que es el pensamiento crítico; algunos piensan que es algo negativo, como hacer un juicio, o la capacidad de opinar o manifestar un punto de vista personal, sea o no fundamentado, o bien una actitud contestataria y de oposición sistemática. Otros tienen la noción errada de que se refiere a un “pensamiento lógico” o un “buen pensamiento”, sin embargo no logran captar el sentido de lo que tales ideales alcanzan. A algunos docentes también les puede parecer tan solo una lista atómica de destrezas y no saben cómo integrarlas u orquestarlas en su quehacer diario.

El autor Barriga, indica que en muchos programas educativos y en las metas de los docentes, suelen encontrarse afirmaciones tales como que lo que se busca con el estudio de alguna disciplina; por ejemplo la historia, el civismo, la educación en valores es la formación de estudiantes críticos, que tomen sabiduría o cuestionen su realidad social e histórica y participen en su papel de actores sociales como principales metas. Sin embargo, estos agentes educativos tienen poco claro qué es pensar críticamente o cómo pueden intervenir pedagógicamente para fomentar dicha habilidad y contenidos determinados.

El pensamiento crítico ha sido definido por múltiples autores que establecen un movimiento innovador que pone en tela de juicio los conceptos tradicionales del aprendizaje y del desarrollo de habilidades de pensamiento en la institución educativa.

Al ser el pensamiento crítico una capacidad tan compleja, cualquier intento por ofrecer una definición completa y definitiva podría resultar en vano. En un estudio realizado por Furedy, donde se estudió la manera en que los investigadores educativos operacionalizaban el pensamiento crítico, encontraron que la habilidad de pensar críticamente supone destrezas relacionadas con diferentes capacidades como por ejemplo, la capacidad para identificar argumentos y supuestos, reconocer relaciones importantes, realizar inferencias correctas, evaluar la evidencia y la autoridad, y deducir conclusiones.

Entre los teóricos más influyentes que se han propuesto definir el pensamiento crítico, se encuentra Ennis. Para Ennis, el pensamiento crítico se cree como el pensamiento racional y reflexivo interesado en decidir qué hacer o creer. Es decir, por un lado, constituye un proceso cognitivo complejo de pensamiento que reconoce el predominio de la razón sobre las otras dimensiones del pensamiento. Su finalidad es reconocer aquello que es justo y aquello que es verdadero, es decir, el pensamiento de un ser humano racional.

Además, el pensamiento crítico es una actividad reflexiva; porque analiza lo bien fundado de los resultados de su propia reflexión como los de la reflexión ajena. Hace hincapié en el hecho de que se trata de un pensamiento totalmente orientado hacia la acción.

Las capacidades del pensamiento crítico, permiten:
  1. Centrarse en la pregunta.
  2. Estudiar los argumentos.
  3. Formular las preguntas de clarificación y responderlas.
  4. Calificar la credibilidad de una fuente.
  5. Observar y juzgar los informes derivados de la observación.
  6. Concluir y juzgar las deducciones.
  7. Estimular y juzgar las inducciones.
  8. Emitir juicios de valor.
  9. Definir los términos y juzgar las definiciones.
  10. Identificar los supuestos.
  11. Concluir una acción a seguir e Interactuar con los demás.
  12. Integración de disposiciones y otras habilidades para realizar y defender una decisión. 
  13. Provenir de manera ordenada de acuerdo con cada situación.
  14. Ser sensible a los sentimientos, nivel de conocimiento y grado de sofisticación de los otros.
  15. Emplear estrategias retóricas apropiadas en la discusión y presentación (oral y escrita).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.