El aprender a enseñar no es sencillo, y se hace a lo largo del recorrido de la vida. El desarrollo competitivo docente implica que los docentes son estudiantes permanentes de sí mismos, de otros docentes y de sus propios estudiantes, lo cual implica algo muy especial: aprender a enseñar para que otros aprendan.

El campo del desarrollo competitivo está atravesando por el tipo de actividad que realizo, con quién la realizo y en dónde la ejerzo. El desarrollo profesional vincula formación y labor lo cual implica que la formación en ejercicio se genera a partir de la naturaleza de la actividad que se realiza: enseñar, en un contexto escolar y en relación con otros enseñantes.

Los enfoques tradicionales de formación de docentes dejan a un lado el sencillo principio de que la formación se vincula con el trabajo y su colectivización en instituciones y grupos, y simpatizan por un esquema academicista, en el que alguien sabe algo que el otro no sabe desde el punto de vista del conocimiento. Asumiendo que el desarrollo y aprendizaje de los estudiantes se comprenden desde la interacción de múltiples factores proximales y distales la formación en ejercicio se podría hacer más efectiva si se asume que: 
  1. El desarrollo profesional docente hace referencia a un cambio a lo largo de la vida personal y profesional del profesor dirigido al desarrollo y aprendizaje de los estudiantes, y a su propio bienestar personal y laboral. 
  2. El desarrollo profesional docente es un modo de aprender a enseñar para que otros aprendan, a lo largo de la vida de trabajo magisterial.
  3. El desarrollo profesional docente se fundamenta en los tipos de actividad, labores o trabajo que realiza el docente y no solamente en el conocimiento académico educativo.
  4. El desarrollo profesional docente no es la formación en ejercicio de un individuo docente sino del colectivo de docentes y se realiza en comunidades que se forman alrededor de su actividad. 
El desarrollo profesional docente, dependiendo de su orientación política, de su organización y de la manera como se incorpora a la vida de las instituciones escolares puede ser altamente influyente en los desempeños académicos de los estudintes y en el mejoramiento escolar. 
No obstante, el desarrollo profesional docente no es un factor único o aislado de las características de la carrera docente y de las condiciones del contexto social y económico de los estudiantes. El desarrollo profesional docente, a diferencia del concepto de formación en ejercicio implica una visión integral del aprendizaje a lo largo de la vida; de la vida real tanto de los estudiantes como de los docentes. El desarrollo profesional docente es permanente y situado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.