El Conocimiento es el conjunto de experiencias, saberes, valores, información, percepciones e ideas que crean determinada estructura mental en el sujeto para evaluar e incorporar nuevas ideas, saber y experiencias. Y, consecuentemente, la gestión del conocimiento es la dirección planificada y continua de los procesos y actividades para fortalecer el conocimiento e incrementar la competitividad a través del mejor uso y creación de recursos del conocimiento individual y colectivo.

La Gestión del Conocimiento está muy involucrado con los activos impalpables, con el aprendizaje organizacional, con el capital humano, intelectual y relacional.
  1. Intangibles: Son los activos que no tienen una presencia física, pero que son reconocidos en algún sistema de valores. En una organización forman, junto a los activos tangibles, el valor de actividades comerciales de la misma. 
  2. Aprendizaje Organizacional: Es el proceso de evolución de la información del conocimiento con el fin de proveer el desarrollo de prácticas organizativas o de pautas de acción para el desempeño efectivo de las actividades de la organización.
  3. Capital Humano: Es el valor del conocimiento y capacidades de las personas de una organización, así como su capacidad para crearlos, que resulta útil para la misión de la organización. Una organización que metódicamente desarrolle su capital humano es más vulnerable a ser una organización que aprende.
  4. Capital Intelectual: Es el acopio del conocimiento que crea valor en una organización, formada por un conjunto de activos intangibles o recursos y capacidades basados en conocimiento, que cuando se orientan a la acción, según una determinada estrategia, en combinación con el capital físico o tangible, es capaz de originar bienes y servicios, y de generar ventajas competitivas o competencias esenciales en las actividades.
  5. Capital Relacional: Es el valor del conjunto de conocimientos que se incorporan a la organización y a las personas como consecuencia del valor derivado de las relaciones que mantiene con los agentes del mercado. Se refiere al valor que tiene una institución educativa con el conjunto de relaciones que mantiene con el exterior. 
Los conocimientos de las personas son la clave de la institución educativa, la satisfacción de los empleados, el saber-hacer de la institución educativa, la satisfacción de los estudiantes, la propiedad intelectual, las patentes o licencias reguladoras, etc. Son activos que explican buena parte de la valoración que el mercado concede a una organización y que, sin embargo, no son recogidos en el valor contable de la misma.
La calidad y sostenibilidad de la base de estudiantes en una institución educativa y su potencial para generar nuevos estudiantes en el futuro, son cuestiones claves para su éxito, como también lo es, el conocimiento que puede obtenerse de una relación con otros agentes del entorno. Cada vez que se pretende introducir un cambio en la cultura organizacional, existen una cadena de factores que pueden suponer un obstáculo, y en se hace más evidente en el caso de la Gestión del Conocimiento al tratarse de una cuestión intangible, encontrándose diferencias importantes entre organizaciones tradicionales y maduras en el uso de la gestión del conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.