Es evidente, que el ser humano es capaz de reconocer sus diferentes sentimientos, la probabilidad de controlarlos es mucho mayor, por ello es necesario no sólo reconocer aquellas emociones positivas o negativas, sino, además, aquellos principios que puedan ayudar a controlar las emociones emergentes.

De acuerdo con el autor Goleman, la inteligencia emocional cuenta con cinco principios, los cuales se describen a continuación:

  1. Recepción: Cualquier cosa que se agregue por cualquiera de los sentidos. Los receptores transforman los estímulos recibidos en señales energéticas. Cuando éstos no integran una neurona sensitiva, en algunos casos, las transmiten a células sensitivas especializadas que las amplifican y las transmiten a su vez a las neuronas sensitivas con las cuales están directamente conectadas, lo que implica que el cerebro humano nunca recibe directamente los estímulos captados por los receptores sino únicamente los productos de sus efectos sobre las neuronas sensitivas. Éstos son enviadas al encéfalo por medio del axón de las neuronas sensitivas, o a otras neuronas que los transmiten a dicho encéfalo por medio de su propio axón. 
  2. Retención: Concierne a la memoria, que incluye la retentiva (o capacidad de almacenar información) y el recuerdo, la capacidad de acceder a esa información almacenada.
  3. Análisis: Función que incluye el reconocimiento de pautas y el procesamiento de la información. 
  4. Emisión: Cualquier forma de comunicación o acto creativo, incluso del pensamiento. 
  5. Control: Función requerida a la totalidad de las funciones mentales y físicas. 
De acuerdo con el autor, todas las emociones son, en esencia impulsos que nos llevan a actuar, programas de reacción automática con los que nos ha dotado la evolución. La aparición de nuevos métodos para penetrar en el estudio del cuerpo y del cerebro confirma cada vez con mayor detalle la forma en que cada emoción predispone al cuerpo a un tipo diferente de respuesta. Estando entre las emociones más comunes: 
  1. El Enojo: Aumenta el fluido sanguíneo a las manos, haciendo más fácil empuñar un arma o golpear a un enemigo; también aumenta el ritmo cardiaco y la tasa de hormonas que, como la adrenalina, generan la cantidad de energía necesaria para acometer acciones vigorosas. 
  2. El Miedo: La sangre se retira del rostro y fluye a la musculatura esquelética larga como las piernas. Al mismo tiempo el cuerpo parece paralizarse, aunque sólo sea un instante. 
  3. La Felicidad: Consiste en el aumento en la actividad de un centro cerebral que se encarga de inhibir los sentimientos negativos y de aquietar los estados que generan preocupación, al mismo tiempo que aumenta el caudal de energía disponible. 
  4. El Amor: Los sentimientos de ternura y la satisfacción sexual activan el sistema nervioso parasimpático, la cual está ligada a la respuesta de relajación. 
Analicemos este caso de estudio:
Imagínese que se encuentra en un entorno de trabajo un tanto agitado pero productivo. Es necesario buscar a un docente interino, para hacer una actividad extracurricular y el director de la institución educativa le asigna la tarea de contratar a alguien que le ayude a realizar esa actividad. Usted contrata a un docente, recomendado por su madre, al que usted conoce de su parroquia y su madre le comenta que esa persona “Es un verdadero profesional” y le asegura con indudable seguridad.
En realidad, el docente, al que se le llamara “Asistente” no ha tomado nunca ninguna decisión responsable sobre las actividades en la educación, sin embargo, se le dijo las indicaciones y recomendaciones para realizar la actividad. El asistente no tomo la precaución de revisar las condiciones para la actividad y desarrollo la actividad equivocada.
El asistente realizo su trabajo, incluso en un tiempo record. La institución educativa invirtió en sus servicios una cantidad considerable y le parecía un regalo, pero resulta que a la actividad salió peor de lo que se imaginaban…
La asistente niega su responsabilidad e insiste que no le dieron instrucciones de qué tipo de lugar iba a desarrollar la actividad y en las condiciones que desarrollaría. Pero Usted como Docente de encargo de la actividad, tarda poco tiempo en darse cuenta de que el asistente no es experto en asumir la responsabilidad. En ese momento le pasa por la mente que su madre fue que le sugirió la idea de contratar a ese excelente docente y que podía ganar puntos en la institución educativa.

El asistente exige su pago, el departamento le realizo su cheque a nombre del asistente de acuerdo al presupuesto, pero el director del plantel le pedirá cuentas, y los familiares del asistente son muy amigos de su madre y usted esa preocupado y también molesto por la situación, por lo que hay una clara posibilidad de que se genere un conflicto a toda marcha… ¡Que oportunidad para aplicar la inteligencia Emocional! ¿Qué haría usted en esta situación?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.