La grafología es la que se encarga de estudiar el carácter y la psicología de la persona a través de la escritura, pero siempre ha sido calificada como una pseudociencia. Un estudio realizado por National Pen Association revela que la forma de escribir de las personas puede revelar más de 5.000 los rasgos de personalidad, así como las tendencias hacia trastornos graves como la esquizofrenia, el Alzheimer y el Parkinson.

La Grafología en el aula de clases aparece como un asistente práctico que facilita la labor del docente sin añadir horas de trabajo, y perfecciona el papel preventivo que le toca desempeñar. La escritura es una característica propia que cada persona va creando algo sin significado, por lo que se toma en consideración desde el primer día de clase, es solo una muestra espontánea de su personalidad sobre el papel.
El docente es quien tiene el privilegio de acceder minuto a minuto a los acelerados cambios evolutivos que se van produciendo en el estudiante, con solo corregir la actividad. Esa labor, es la que le permite registrar los logros desde un punto de vista específico, y puede sumarle, una visión completa del progreso de sus estudiantes, evaluando la escritura desde la eficacia de la Grafología. 
Las características más frecuentes que se presentan en la escritura del estudiante en un aula de clases, son los siguientes:
  1. Si escribe con letras pequeñas eres tímido o retraído, estudioso, concentrado y meticuloso.
  2. Si escribe con letras grandes significa que eres sociable, abierto y atento. También puede significar que finges tener mucha confianza.
  3. Si inclina tu letra hacia la derecha estás abierto a nuevas experiencias y disfrutas de conocer gente nueva.
  4. En cambio, si inclina hacia la izquierda tienes tendencia a encerrarte en ti mismo y, en general quieres trabajar por tu lado. Si eres diestro y tu letra se inclina a la izquierda, podrías estar expresando rebeldía.
  5. Si coloca el punto sobre la “i” muy arriba tienes una gran imaginación.
  6. Si escribe rápido, eres impaciente, odias los retrasos y la pérdida de tiempo.
  7. Si escribe lentamente eres más organizado, metódico y autosuficiente.
  8. Escribir con presión variable es un posible indicador de que tienes presión arterial alta, especialmente cuando se va de claro a oscuro.
  9. Cuando la inclinación varía dentro de una oración o dentro de la misma palabra, es una forma de evidenciar que la persona no está en contacto con la realidad.
Para concluir podemos decir, que la grafología puede cambiar el aprendizaje del estudiante, si se hace un trabajo sistemático, se podrá encontrar muchas cosas que al estudiante le puede estar sintiendo o le está sucediendo que por otros medios no se puede visualizar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.