Para entender cómo aprende nuestro cerebro y tenerlo en cuenta al momento de enseñar o aprende, es necesario que conozcamos algo de su estructura. El aprendizaje es un proceso fisiológico, si entendemos cómo se produce, cómo aprende, comprende y recuerda nuestro cerebro podremos aprender y enseñar mejor, es decir con mejores resultados.

No será necesario ser expertos en biología, pero si conocer su estructura básica para comprender qué necesita para aprender. Las nuevas tecnologías nos brindan la información concreta sobre cómo se producen nuestros pensamientos, nuestros recuerdos, nuestros sentimientos nuestras percepciones y además cómo se produce el aprendizaje.
Las teorías de aprendizaje se construyeron en base a observaciones externas de la conducta. Hoy es necesario mantenernos informados en el campo de la neurociencia, porque tendremos que revisar nuestras creencias y convicciones sobre cómo se aprende y se enseña, para incorporar, cómo el cerebro aprende y que necesita para aprender a nuestras prácticas cotidianas.
El cerebro al igual que otros órganos, tiene una función natural. El cerebro aprende porque es su labor, mediante el conocimiento de sus necesidades facilitaremos ese trabajo. Cuando hablamos de aprendizaje también hablamos de supervivencia, ya que la misma depende del conocimiento y control que tengamos del mundo exterior. Si la función esencial del cerebro es aprender. Pero, en realidad en el cerebro ocurren muchas cosas en paralelo, hay muchas interconexiones. La comprensión de la complejidad de estas funciones es primordial para la educación.
Exploremos la teoría del Dr. Paul Mac Lean del, quien afirma que el cerebro humano es en realidad tres cerebros en uno. Esta teoría está basada en la investigación a través de las distintas capas del cerebro que se fueron formando durante la evolución. Estas son: El sistema reptil, el sistema límbico y la neocorteza. Si bien cada una de estas áreas no tienen un límite biológico definido, se distinguen por tener funciones diferentes, aunque las tres trabajen de manera interconectada.
La neocorteza es la parte del cerebro encargada de las funciones humanas (pensar, hablar, escribir, dibujar etc.) ésta solo funciona con todo su potencial si el sistema límbico y el reptil fueron contemplados en el momento de enseñar. Si queremos que los cerebros estén listos para inscribir el aprendizaje en la memoria a largo plazo deberán incluirse estrategias que contemplen las necesidades de los dos cerebros más primitivos (reptil – CR y límbico CM) quienes permitirán que la neocorteza haga su trabajo.
Además, las emociones, las hormonas y los sentimientos afectan el aprendizaje. La experiencia determinará si queremos más si la experiencia fue placentera o menos si fue dolorosa. Ya que nuestras emociones se basan en el placer o dolor. No obstante, las emociones juegan un papel crucial en la memoria ya que facilitan el almacenamiento y el recuerdo de la información. Es decir: 
  1. Cuando se involucran las emociones se activa el cerebro. 
  2. Crear espacio para le reflexión personal. 
  3. Construye creencias positivas. 
  4. Crea atmósfera de confianza y de vínculos afectivos. 
  5. Trabaja con el error como proceso de aprendizaje y no como sanción. Juego de roles. 
  6. En las actividades desafiantes y motivadoras. 
  7. Usando las emociones como una gran aliada y como poderosa estrategia de aprendizaje. 
  8. Evitando las lecciones largas y aburridas.
El aprendizaje se realiza mejor cuando la atención se focaliza y luego se defocaliza. Hay varias formas de clasificar la memoria: la memoria a corto y a largo plazo.
La memoria a corto plazo es la que nos permite recordar algo durante algunos minutos u horas. Intenta recordar lo que has desayunado hoy. La memoria a largo plazo es aquélla que me permite recordar algo para siempre. La Información pasa de la memoria de corto plazo a la de largo plazo a través del repaso y la repetición.
Existen tres tipos de Aprendizaje
1. El Aprendizaje Emocional: Tiene como característica que es rápido, indeleble y no requiere esfuerzo, tres de los neurotrasmisores que fijan este aprendizaje son: la adrenalina, la nor-adrenalina y la dopamina
2. El Aprendizaje Cognitivo – Ejecutivo Emocional: Es lento es fácil de borrar u olvidar, requiere tiempo y esfuerzo, aquí es donde interviene la psiconeuroeducación, permitiendo desarrollar la auto-empatía y la empatía
3. El Aprendizaje Cognitivo – Ejecutivo Intelectual: Lo encontramos al seguir una carrera, el aprendizaje es lento, fácil de borrar, difícil de retener, requiere tiempo y esfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.