Realmente, no existe una fórmula mágica en el proceso de aprendizaje, debido a que todos no aprendemos igual. 

Pero si podemos darte unos consejos que donde se pretenden enseñarte a programar tu tiempo de estudio, a organizar tu material de estudio, a utilizar los recursos y servicios disponibles a través de las bibliotecas, a leer y tomar apuntes correctamente, a resumir y memorizar lo aprendido, es decir, para que con menor esfuerzo obtengas mejores resultados. Además, las técnicas de estudio pueden son útiles para:

  1. Estudiar mejor. 
  2. Desarrollar un método de estudio propio.
  3. Mejorar tus capacidades intelectuales.
  4. Potenciar las aptitudes personales (lectura, análisis, comprensión, síntesis), a través de las diferentes asignaturas. 
  5. Disponer de más tiempo libre.

Para lograr esto, vamos a tratar los siguientes aspectos relacionados con hábitos de estudio y técnicas de trabajo intelectual:
  1. Saber organizar y planificar el trabajo. 
  2. Tener la suficiente motivación para estudiar. 
  3. Disponer de un ambiente de estudio físicamente adecuado. 
  4. Utilizar las técnicas de lectura, subrayado, esquematización, resumen, memorización, entre otras.
  5. Atender selectivamente el trabajo de estudio. 
  6. Controlar la calidad de tus tareas.
Podemos enfatizar, que el éxito académico depende principalmente de cuatro aspectos:
  1. Aptitudes intelectuales. 
  2. Conocimientos previos. 
  3. Motivación. 
  4. Técnicas y hábitos de estudio.
Debes ser reflexivo, en cuanto a las técnicas de estudio no garantizan los resultados. Solo si realmente, las aplicas correctamente porque no basta con leerlas o conocerlas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.