Durante los años 40 y 50 se originó la introducción del cine y la radio, y en los 60 y 70, la cúspide, la decadencia y el nuevo auge de la televisión educativa. Los 80 establecieron la década de los ordenadores (computadoras) personales en las instituciones educativas. En los años 90 aparecen resueltos, de una época de experimentación de las telecomunicaciones en la educación, sin embargo, hasta la actualidad no existe ninguna iniciativa tecnológica, que amenace como tecnología dominante en el aula de clases.

Probablemente, una de las consecuencias fundamentales de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), es cuando se aplican al campo de la formación y el aprendizaje, porque radica en la posibilidad que ofrecen para romper las variables clásicas en las que se apoya el modelo de enseñanza tradicional, es decir, la coincidencia de las dimensiones espacio temporales entre la persona que aprende y la que enseña.
El levantamiento informático iniciado y desarrollado en la última década, mediante el continuo progreso de las nuevas tecnologías multimedia y las redes de datos en los distintos ambientes en los que se desenvuelven las actividades humanas, junto a la creciente globalización de la economía y el conocimiento, conducen a profundos cambios estructurales en todas las naciones, de los que no podemos permanecer extraños, y en efecto ignorar, en el contexto educativo. El estudio sobre las computadoras y las instituciones educativas, tema discreto inicialmente a los especialistas en educación e informática, se ha convertido en un debate público sobre la informática en el aula de clases y sus efectos sociales.
Resulta muy variado en la actualidad, las realidades en que se desenvuelven las instituciones educativas, desde los que realizan valerosos esfuerzos por mantener sus puertas abiertas brindando un insustituible servicio, hasta aquellos otros que han logrado evolucionar a tono con los modernos avances tecnológicos, sin olvidar una significativa mayoría. Hasta hace poco tiempo la influencia de las tecnologías audiovisuales e informática no han sido acreditados en las organizaciones educativas, las Tecnologías de la información y la comunicación pueden presumir ser verdaderos para las mismas, de los que diariamente llevan a cabo una silenciosa e invalorable labor en el seno de la comunidad de la que se nutren y a la que sirven.
Esas realidades perciben también en muchos casos la escasez de docentes debidamente capacitados, las dificultades relacionadas con la estabilidad del personal disponible, la persistencia de diversos problemas de infraestructura, la discontinuidad en los proyectos emprendidos y las estréchese económicas siempre vigentes.
La Informática incide a través de múltiples aspectos en el proceso de formación de las personas y del desarrollo de la sociedad, lo que puede ser observado desde diversos ángulos, entre los que cabe enfatizar:
  1. La Informática como argumento propio de enseñanza, en todos los niveles del sistema educativo, debido a su importancia en la cultura actual, que se nombra también «Educación Informática».
  2. La Informática como herramienta para solucionar problemas en la enseñanza práctica de muchas materias; es un nuevo medio para el aprendizaje que se maniobra como factor que modifica en mayor o menor grado el contenido de cualquier currículo educativo; se la conoce como «Informática Educativa».
  3. La Informática como medio de apoyo administrativo en el ámbito educativo, se la denomina «Informática de Gestión».
  4. De manera, que frente al desafío de enfrentar proyectos de informática en la institución educativa resulta fundamental, no solo en celebrar la importancia relativa que el mismo representa respecto a otros, sino, además, evaluar la problemática en la que se desenvuelve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.