Numerosos autores han destacado el importante papel social que desempeña la educación y, la figura y el rol del docente, que es un actor protagónico del proceso educativo, que adquiere el carácter de agente social. La experiencia educativa, ha dado ejemplo de cómo el ser y el quehacer del docente tienen influencia en diversos niveles sociales ya que determinan e imprimen a los estudiantes en ámbitos no sólo académicos, sino personales.

Esta gran capacidad de influir en los otros, puede observarse como un cualidad que el docente cultiva, por supuesto, legitimado social e institucionalmente, que anticipa y establece no sólo la relación entre docente-estudiante sino la identidad de ambos. El poder que el docente practica en el aula de clases, mediante el que se relaciona con sus estudiantes, obtiene importancia cuando la forma cómo se ejerce y se manifiesta con los estudiantes establece un obstáculo y una dificultad en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por fundar situaciones educativas que propician y facilitan poco el aprendizaje, el cual es explícitamente el objetivo central de las instituciones educativa y de la función del docente.
La autoridad del docente, adquiere excelencia además, cuando se analiza la manera en que a través de sus estudiantes se manejen en el aula y el ámbito escolar, formando en ellos, hábitos, conductas y actitudes frente a la sociedad y a los otros. Las relaciones y el ejercicio del poder del docente en el aula, no ha sido un tema estudiado como tal; sin embargo, numerosos estudios analizan el saber y el conocimiento como elementos a través de los cuales el docente crea su autoridad y fundamenta de su poder, enfatizan la relación docente-estudiante como determinante de la conducta de los estudiantes, así como del nivel y tipo de aprendizaje que se produce. 
Los contextos educativos son el conjunto de elementos y factores, que conforman el periodo en el que se da el proceso de aprendizaje en un centro educativo. Realmente para analizar este proceso se debe plantear, estos cuatro objetivos: 
  1. Describir y determinar los diferentes modos y estrategias que manejan los docentes en la institución educativa de acuerdo con las relaciones y el ejercicio del poder en el aula. 
  2. Identificar y analizar el sentido del docente al instaurar relaciones y ejercitar el poder en el aula. 
  3. Diferenciar y analizar los elementos que intervienen en las formas, estrategias y objetivos que el docente emplea en el aula, de acuerdo a las relaciones y ejercicio del poder en el aula.
  4. Analizar e interpretar cómo y qué contradicciones tienen todos estos elementos en las situaciones educativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.