EL APRENDIZAJE A NIVEL NEUROLÓGICO

La neuroplasticidad es la capacidad que tiene el cerebro para formar nuevas redes o modificar las existentes a cada segundo, como resultado de la interacción de un individuo con el entorno. Es la base de la memoria, y el aprendizaje y envuelve una visión dinámica de los mecanismos cerebrales.

Nuestros cinco sentidos son receptores especializados en información sobre el medio ambiente y, como tales, proveen al cerebro un conjunto de señales a las que este les otorga significado. En el caso del aprendizaje, lo importante no es la información que recibimos, sino las modificaciones que los datos producen en nuestro entramado cerebral: los neurocircuitos que se generan y cómo estos cambios pueden influir ante situaciones similares en el futuro. Así, y durante toda la vida, vamos aprendiendo infinidad de cosas, la mayoría de ellas sin realizar ningún tipo de esfuerzo reflexivo de retención: la información pasa a nuestros almacenes de memoria como un proceso natural que registra, en forma consciente y metaconsciente, todos los datos que alcanzan un determinado indicio de significación.
De este modo, las voces, objetos, rostros, lugares, sonidos, imágenes, sensaciones, aromas y sabores se van incorporando a nuestro almacén de recuerdos junto a nuestras vivencias y las emociones que estas nos han provocado, e imprimen en nuestra memoria tanto las imágenes como las construcciones simbólicas que elaboramos.
Los siguientes son los principales conceptos que el lector debe retener para comprender el fenómeno del aprendizaje a nivel neurológico: 
  1. El aprendizaje depende de la potenciación a largo plazo, que es el mecanismo que traslada la información desde la memoria de corto plazo a la de largo plazo. 
  2. La pérdida de memoria después del aprendizaje es enorme. Si bien durante una hora se puede retener la información que se acaba de adquirir (ya que el cerebro integra los nuevos datos), a este lapso le sigue una espectacular disminución en la que, al cabo de 24 horas, el 80% de los detalles puede perderse. 
  3. El mantenimiento del aprendizaje (cuando no es emocional) depende del grado de profundidad con que se haya procesado la información durante el aprendizaje, así como de las repetidas recuperaciones que se hagan de los contenidos almacenados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.