IMPORTANCIA DE LOS ESTILOS COGNITIVOS EN LA EDUCACIÓN DIGITAL | DOCENTES 2.0

Actualmente, las personas que diseñan los ambientes educativos están trabajan de manera incansable para poder mejorar la calidad del aprendizaje del estudiante. Pero, para ello, se hace necesario considerar las diferencias particulares de los estudiantes, ya que el proceso de aprender está adjunto a factores personales que determinan las inclinaciones, debilidades, intereses, voluntad, estilos de aprendizaje, procesamiento, organización y personificación de la información.

Por lo tanto, los ambientes educativos pueden cambiar en función del contexto, del tipo de aprendizaje del grupo de estudiantes, como, además, del conjunto de actividades que se programa para la resolución de problemas. Existen varias investigaciones que sustentan que los avances teóricos de la psicología cognitiva y los enfoques constructivistas han aportado nuevos modelos de aprendizaje en las distintas didácticas que en la actualidad cobran mucha importancia para formar desde el aprender a aprender, en otras palabras, desde una formación de competencias para un aprendizaje autónomo, individualista, asimismo, autorregulado.

No obstante, aunque en tiempo de confinamiento los docentes han incorporan con mayor frecuencia, herramientas, recursos y estrategias digitales en sus actividades, la variable dominante sigue siendo la organización, así como, el control del docente sobre el aprendizaje, debido a que se mantiene la estructura de interacción, como, el manejo del tiempo en el progreso del plan de estudios.

Algunas de las dificultades detectadas en la educación digital, está relacionada con la incongruencia de los modelos formativos, configuración de actividad y estructura de contenidos, que son considerados insuficientes desde el aspecto emocional, evaluativa e interpretativa del entorno entendido como uniformización de los cursos. De acuerdo con el autor Bartolomé (2008), las personas que tienen mayor éxito en los entornos virtuales son los que poseen habilidades de lecto-escritura, capacidad de organización, tiempo y quienes tienen un estilo cognitivo de independencia. Por ello, un modelo de aprendizaje donde el recorrido curricular no sea impuesto es un elemento clave en la relación entre entorno y sujeto.

Aprender a aprender es el origen de una autonomía desarrollada sobre la reflexión metacognitiva, como, en los procesos de autorregulación. Autonomía implica el empleo oportuno de las estrategias cognitivas y metacognitivas porque permiten el proceso de comprender, observar las habilidades, debilidades, fallas e interacciones eficaces en el contexto, para así poder dar seguimiento el proceso del saber, aprender, como, además, de las estrategias necesarias para produje el cambio en el estudiante.

En síntesis, los ambientes o entornos personales de aprendizaje (PLE), son los espacios donde se aprende y los recursos que utiliza cada individuo para lograr la comprensión. Un PLE se crea en base a una consulta, información, relaciones o conexiones que establece entre las fuentes y los estudiantes. Por lo tanto, los mecanismos se utilizan para reelaborar, personificar y construir conocimiento a partir de la información solicitada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *