✍ LA EVALUACIÓN FORMATIVA | DOCENTES 2.0

Hoy en día, no es inusual escuchar las preocupaciones de los docentes sobre la falta de tiempo adecuado para hacer todo lo que deben hacer: planificar, individualizar la instrucción, evaluar, asignar calificaciones, colaborar, innovar, reflexionar y, por supuesto, enseñar. Algunos expertos en la materia sustentan que la clave para encontrar más tiempo cada día puede ser utilizar estrategias que aprovechar al máximo su tiempo disponible.

En tiempo de confinamiento, los docentes han descubierto que implementar el proceso de instrucción de la evaluación formativa en realidad puede maximizar el tiempo para la enseñanza y el aprendizaje. No obstante, el de suma importancia recordar los pasos de una evaluación formativa eficaz.

  1. Aclarar los objetivos de aprendizaje y los criterios para el éxito;
  2. Planificar e implementar actividades instructivas que incluyan la recopilación de evidencia de aprendizaje;
  3. Analizar la evidencia y proporcionar retroalimentación rica, descriptiva y procesable;
  4. Ajustar las actividades de instrucción / aprendizaje para abordar las brechas de aprendizaje;
  5. Involucrar a los estudiantes en la autoevaluación;
  6. Activar a los compañeros de los estudiantes como recursos para el aprendizaje.

Las investigaciones han demostrado de manera convincente que estas prácticas pueden ayudar a los educadores a aprovechar al máximo su tiempo de instrucción y elevar los niveles de rendimiento de los estudiantes de manera significativa, particularmente para los estudiantes de bajo rendimiento.

A continuación, listaremos algunas sugerencias para ahorrar tiempo en las aulas de clases:

  1. Reúna evidencia de aprendizaje continuo
  2. Comparta la responsabilidad del aprendizaje.
  3. Empoderar a los estudiantes.
  4. Aclarar los objetivos de aprendizaje y los criterios para el éxito.
  5. Repensar las funciones del docente y estudiantes.
  6. Involucrar a los estudiantes en el trabajo en grupos pequeños.
  7. No califique todo.
  8. Delegar

En síntesis, el trabajo sin calificar produce la retroalimentación significativa que los estudiantes usan para reflexionar sobre su trabajo y para identificar las brechas de aprendizaje y decidir los próximos pasos de instrucción. Por ende, al otorgar a los estudiantes la mayor responsabilidad por su aprendizaje, usar el tiempo de clase de manera diferente y cambiar las prácticas de calificación, ayuda a que los docentes ganen tiempo.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *