✍ ENSEÑANZA BASADA EN LA EVIDENCIA | DOCENTES 2.0

La mayoría de los docentes valoran la evidencia de la investigación. Si bien algunos educadores no aprecian el valor de la investigación, la mayoría lo realiza y esto a menudo es influenciado por el valor que le dan los líderes o por la necesidad de que dicha evidencia sea un problema y se centre en la práctica.

Los docentes confían en la evidencia de la investigación cuando está respaldada por otras fuentes de realidades, pero es poco probable que la mayoría se sientan convencidos por los hallazgos de la investigación por sí sola. Para ello, se hace necesario respaldar, observando el impacto o escuchando a colegas de confianza. Que muchas veces las conversaciones sobre la toma de decisiones en las instituciones educativas están más comprometidas con las debilidades. No obstante, los docentes y líderes educativos deben cuestionarse ¿cómo se traduce esto en las aulas de clases? y ¿Cómo podría reforzarse esta cultura investigativa en la institución?

Para nadie es un secreto, que en las instituciones educativas más comprometidas con la investigación, los líderes se desempeñan con un rol clave. Las organizaciones más comprometidas con el área de la investigación parten de una prioridad escolar y buscan evidencias para ayudar a cumplir con esta prioridad. Para alcanzar el objetivo, los organismos no solo deben asumir riesgos sino que también deben liderar o participar en proyectos de investigación externos para ayudar.

Hoy en día, los líderes educativos sienten presión por las políticas gubernamentales que señalan que deben estar fuertemente alineada con la evidencia de las investigaciones institucionales para apoyar a la solución de conflictos a nivel nacional. El mensaje clave está aquí: ya sea que las instituciones educativas estén completamente desconectadas o muy comprometidas con la evidencia de la investigación, los líderes escolares pueden hacer cambios positivos para aumentar la participación. Para facilitar el cambio del sistema, se debe prestar atención a cada uno de estos aspectos del sistema.

Para hacerlo, la investigación sugiere que las áreas fructíferas que debería considerar son:

  1. Apoyar la investigación relevante y continua sobre la práctica efectiva basada en evidencia.
  2. Considerar formas de construir sobre el liderazgo de la Escuela de Enseñanza de la práctica basada en evidencia en el sistema.
  3. Anime a los líderes de las Instituciones Educativas Superiores a que apoyen la enseñanza basada en la evidencia.
  4. Encontrar maneras de fortalecer las asociaciones entre las empresas y universidades, incluso en relación con la formación inicial del profesorado.
  5. Trate de incorporar la evidencia de la investigación en el discurso profesional y la práctica de la enseñanza.
  6. Trate de alinear los cambios de política con la mejor evidencia de investigación disponible.

En síntesis, la investigación en el ámbito educativo ha afectado progresivamente a la colectividad de las ideas sobre la educación y prácticas que son monopolizadas para alcanzar los objetivos educativos. No obstante, muchos líderes y docentes conocen poco sobre Investigación Educativa y admiten que la investigación no ha presentado efecto alguno en las actividades diarias. Los expertos, asimismo, suelen adjudicar que la investigación no es lucrativa para el progreso de sus programas ni para la formulación de políticas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *