LA IMPORTANCIA DEL APRENDIZAJE BASADO EN RETOS | DOCENTES 2.0

Podemos comenzar, recordando que el ámbito educativo esta sufriendo grandes retos, cambios y transformaciones. Lo que acarrea un cambio metodológico por parte de los docentes, desde su perspectiva pedagógica hasta su ejecución. La sociedad actual permite que las personas puedan acceder a la información de una manera diferente a la de hace algunos años.

Hoy en día, se normaliza considerable el conocimiento a través del aprendizaje informal, lo que ha ocasionado que las personas pasen de ser consumidores de información a creadores de esta. Las metodologías tradicionales utilizadas por muchos años están pasando a un segundo plan. Sumado a ello, que la educación universitaria enfrenta un gran desafío, que es de preparar profesionales para un mundo tecnológico.

Es importante señalar, que los estudiantes no solo deben dominar las áreas de lenguaje y matemáticas, sino, que, además deben poseer competencias transversales tales como: Pensamiento crítico, perseverancia, resolución de problemas y habilidades en trabajo colaborativo. No obstante, la situación recae entre la necesidad de aprender para ser más competitivos y la educación formal. Los educandos a nivel mundial observan el mundo con cuantiosos problemas que deben ser resueltos. Es aquí, donde le compromiso institucional, aumenta dramáticamente.

Por lo tanto, una de las grandes alternativas en el ámbito educativo es fortalecer el aprendizaje a través de los retos. Es decir, se hace necesario aprovechar y fortalecer las capacidades para investigar problemáticas que acontecen a su alrededor. En este contexto, el rol del docente alcanza gran relevancia ya que los actúan como facilitadores de práctica centrados en el estudiante, lo que permite atender tanto de manera individual como grupal:  inquietudes, preguntas y orientando para que las dificultades que parecen largas y complejas sean resueltas con gran naturalidad.

El Aprendizaje Basado en Retos (ABR) parte de las raíces del Aprendizaje Vivencial (AV), el cual tiene como objetivo primordial que los educandos aprenden significativamente, cuando participan de manera activa en prácticas abiertas. De acuerdo con el autor Mooore (2013) el Aprendizaje Vivencial ofrece grandes oportunidades de aplicar lo que se aprende en contextos reales, es decir, lo que se descubre por sí mismo por medio de sus 4 etapas: Actividad, análisis, conceptualización y conexión.

En síntesis, el ABR permite la unificación del aprendizaje gracias a la composición de las experiencias, cognición y el comportamiento y comportamientos del individuo.

1 comentario

  1. Plantear esta forma de aprendizaje, debe representar para el educando una nueva forma de abordar las actividades que debería aprender. Pero más aun, permitirle lograr significados es lo que va a perdurar en la memoria y actividad del mismo. Comparto y práctico
    la experiencia con los análisis de casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.