✍ EL ROL DE PEDAGOGÍA SOCIAL | DOCENTES 2.0

La pedagogía social se ocupa del bienestar, educación y progreso. Se fundamenta bajo la idea de que cada persona tiene una aptitud propia, eficaz, sutil y puede crear una aportación a su comunidad desde una prevención para los problemas sociales y desigualdad. La pedagogía social se la plantea Eichsteller & Bird (2011) como algo que tiene que ver con «ser”, estar con los demás y formar relaciones, estar en la presencia y centrarse en iniciar procesos de aprendizaje, ser auténtico y genuino, usar la propia personalidad y estar allí en una forma de apoyo y empoderamiento.

La pedagogía social es como un arte y debe ser fomentada a través de los pedagogos sociales por su manera de pensar o actitud. En otras palabras, la pedagogía social no se trata tanto de lo que haces, sino de “cómo” lo hace. Este aspecto de la pedagogía social representa la dinámica, creativa y orientación del proceso. Esto significa que se requiere que un pedagogo social no sea solo un par de manos, sino una persona completa. En los últimos años, se ha realizado un gran esfuerzo para fomentar los principios y prácticas de los pedagogos sociales. Por consiguiente, el Instituto de Educación de UCL, señala que los profesionales de la Pedagogía Social o Pedagogo Social, se compromete a:

  1. Desarrollar y fomentar una actitud de empatía y respeto por las personas, las culturas y el mundo del que formamos parte.
  2. Fomentar relaciones que respeten la dignidad humana y promuevan los derechos humanos, la reciprocidad y el bienestar
  3. Reconocer el ingenio inherente y el potencial de los seres humanos para lograr el cambio.
  4. Apreciar que las relaciones humanas, en toda su complejidad, son intrínsecamente valiosas y, por lo tanto, centrales para la Pedagogía Social
  5. Permitir que las personas usen sus voces y efectúen cambios en sus propias vidas y en la sociedad en general.
  6. Comprender y trabajar con las tensiones inherentes a la valoración de la autonomía individual y la interdependencia social
  7. Involucrarse con los aspectos sociales y políticos del desarrollo humano, la niñez y la comunidad
  8. Educar para la comunidad a través de la comunidad
  9. Desarrollar una actitud de curiosidad profesional y autorreflexión crítica.
  10. Estar abierto e informado sobre nuevas teorías, investigaciones y buenas prácticas relevantes para la práctica pedagógica social.
  11. Utilizar el juicio profesional situado y mantener la confidencialidad adecuada
  12. Comprender los problemas relacionados con la protección de personas, grupos y comunidades vulnerables y abordar las desigualdades sociales
  13. Reconocer el valor de la creatividad, el juego y la aventura.
  14. Ser responsable de mi práctica, participar en la creación de significado y saber cuándo buscar consejo (2016, p.1).

En síntesis, la pedagogía social se ha definido como la educación en el sentido más amplio, un enfoque holístico hacia el aprendizaje experiencial de los niños. Se trata de crear y brindar constantemente oportunidades de aprendizaje a través de la interacción con los niños; actividades conjuntas; estar en una relación y conexión con otros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.