✍ EL CHIP-LEGO PODRÍA REDUCIR LOS DESECHOS ELECTRÓNICOS | DOCENTES 2.0

El nuevo diseño de chip de la Inteligencia Artificial (IA) es apilable y reconfigurable, el cual, permite intercambiar y construir sensores, como, además, procesadores de redes neuronales. Estos nuevos diseños llevan impreso un estándar tecnológico más elevado, lo que lleva al hombre a imaginar un futuro más sostenible, donde los todos sistemas podrían actualizarse con tan solo encajar el chip dentro del interno de un dispositivo. El éxito de este chip es que reduciría los desechos electrónicos a nivel mundial.

El diseño está comprendido de capas alternas de componentes de localización y proceso, junto con diodos emisores de luz (LED) que posibilitan la comunicación óptica. El éxito radica en el uso de la luz, en lugar de cables físicos, para transmitir información. Tal como lo señala el autor Kang, este chip “es similar a LEGO porque tiene una capacidad de expansión ilimitada según la combinación de capas”. Lo que, facilita aumentar las capas tanto como se desee.

Los investigadores están ansiosos por emplear el diseño a los dispositivos informáticos de vanguardia que funcione de manera autónoma, como por ejemplo las supercomputadoras o computación basada en la nube. Como lo sustenta el autor Kim “en la era del Internet de las cosas basado en redes de sensores, la demanda de dispositivos de computación perimetral multifuncionales se expande dramáticamente”. Por consiguiente, el nuevo hardware proporcionará diversidad de tecnología de punta.

El diseño está estructurado para realizar actividades básicas de reconocimiento de imágenes a través de una capa de sensores y procesadores hechos de sinapsis artificiales (conjuntos de resistencias de memoria), que juntos trabajan como una red neuronal física, o «cerebro en el cerebro». Cada matriz se puede programar para procesar y etiquetar señales directamente en un chip. En este caso, los investigadores combinaron los sensores de imagen, cada uno los programaron para reconocer ciertas letras (M, I y T) sin necesidad de una conexión física.

En síntesis, el sistema de comunicación óptica del equipo consta de fotodetectores y LED emparejados, cada uno con un patrón de píxeles diminutos. Los fotodetectores se estructuran de un sensor de imagen para recibir datos y los LED para transmitir datos a la siguiente capa.