✍LA EXCELENCIA PEDAGÓGICA DEPENDE DE UN AMBIENTE ENRIQUECEDOR | DOCENTES 2.0

Los desafíos de la vida en el mundo de hoy requieren una variedad de alternativas y soluciones complejas. El autor Spencer (2011) destaca que los desafíos de los ciudadanos en el siglo XXI se componen de: a) conflictos y honor; b) identidad de grupo y gobernanza; c) nivel de vida y prosperidad global; d) optimización de la innovación a través de STEM y educación; e) relación humana e individualidad; f) derechos humanos y obligaciones; y g) respeto y juicio moral.

Por lo tanto, para que exista una excelencia pedagógica debe existir un ambiente enriquecedor. Hoy en dia, los enfoques de enseñanza diferenciada o independiente asistida por computadora se han intensifican por la capacidad de aprendizaje que los estudiantes han demostrado. Por ello, existen autores como (Van Tassel-Baska et al., 2006) que sustentan que los enfoques tradicionales de la enseñanza “tiza y habla” se consideran inútiles y tiene un efecto adverso en el proceso de enseñanza y aprendizaje de los estudiantes.

En la era de la globalización, se tiende a estimular la sobrecarga de información ya que la misma se puede descargar de diferentes fuentes independientemente de la ubicación geográfica. Es por ello, que este flujo de enseñanza identificado como enseñanza lineal por Grasha (1996), impulsó la búsqueda del conocimiento para que sea impartido. No obstante, la mente humana solo puede almacenar cierta cantidad de información y esta limitación, lo que ocasiona frustración para algunos estudiantes que constantemente buscan una gran cantidad de información para cumplir con sus necesidades.

Se debe recordar que la capacidad de aprendizaje de los estudiantes varía según los niveles de su cociente intelectual (CI). De tal manera que, los docentes tendrán que recopilar constantemente información, entre ella variada y diversificar para así cumplir con las necesidades de los estudiantes. Por consiguiente, los docentes y estudiantes que no se adapten a sus necesidades sentirán la presión en términos de:

  1. Sobrecarga constantemente en la búsqueda de información, actividades de dirección, supervisión y asesoramiento.
  2. Pérdida de la información que se requiere para el proceso de aprendizaje.
  3. Se desarrolla un aprendizaje pasivo, dependiente de la información suministrada por el docente.
  4. No se desarrolla la curiosidad interna ante las necesidades de enseñanza-aprendizaje.
  5. El potencial de los estudiantes no será llevado a su máximo.

En síntesis, los puntos antes mencionados demarcan que los docentes deben ajustar las técnicas de enseñanza, las cuales, implica ampliar su salón de clases más allá de sus cuatro paredes. No obstante, el cambio de paradigma en el contexto pedagógico requiere ajustes complejos y un replanteamiento sustancial de las formas en que se define el aula, organización física del aula, cantidad de tiempo dedicado a la enseñanza y el aprendizaje, materiales didácticos y la elección de estrategias didácticas. En esta era digital, la enseñanza se puede realizar fácilmente mediante correos electrónicos o cualquiera aplicación de redes sociales como Facebook, WhatsApp, Twitter, Instagram y muchas más. Independientemente de su ubicación geográfica, los estudiantes con ayuda, soporte o guía de los padres y docentes pueden aprender significativamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.