EL DOCENTE Y LA ADECUADA AUTOESTIMA.

Uno de los perfiles característicos del hombre es la posibilidad de ser consciente de sí mismo. A través de: la adquisición de esta conciencia, cuando las personas construyen su identidad personal, y ,esta identidad les permite diferenciarse de los otros y les facilita las relaciones interpersonales.

Quandt y Selzncik sostienen que el concepto de sí mismo se refiere a todas las percepciones que un individuo tiene de sí, especialmente en su propio valor y capacidad. El concepto de sí mismo es la base de la autoestima.

La autoestima es el conjunto de conocimientos, sentimientos y pensamientos que tenemos de nosotros mismos.

El autor Franco Voli nos dice: “Es la apreciación de la propia valía e importancia y la toma de responsabilidades sobre sí mismo y sobre las relaciones consigo mismo y con los demás”.

El autor Branden, sostiene que la autoestima incluye dos aspectos básicos:

  1. El sentimiento de autoeficacia y el sentimiento de ser valioso. 
  2. La autoestima es la convicción de que uno es competente y valioso para otros. 
La autovaloración incluye las emociones, afectos, valores y la conducta. Cuando el hombre se juzga mal, de alguna manera este juicio es doloroso para el “yo”, es altamente dañino y con mucha frecuencia, induce a la persona a conductas autodestructivas y autodescalificadoras, que no sólo limitan su realización personal sino que incluso la llevan a cometer actos destructivos contra sí mismos y a veces contra los demás. 

Una persona que tiene una buena autoestima posee las siguientes características:

  1. ESTIMA: el estima auténtico de sí mismo, independientemente de lo que tiene, de tal forma que se considera con las mismas posibilidades de las personas que lo rodean.
  2. ACEPTACIÓN: la aceptación de sus debilidades, limitaciones, fracasos y errores. La persona que se acepta, es consciente de que es un ser humano que se equivoca, que no se avergüenza demasiado cuando falla y que reconoce los aspectos de su personalidad que debe mejorar. No le espantan los fracasos y prefiere triunfar, pero cuando fracasa reflexiona sobre lo ocurrido.“Nunca renuncies al derecho que tienes a equivocarte, porque perderás la capacidad de aprender cosas nuevas y de avanzar en tu vida.” Recuerda que el miedo siempre se oculta bajo las ansias de perfección. (D. Burns).
  3. AFECTO: el afecto hacia sí mismo, de tal forma que la persona se sienta tranquila con sus pensamientos, sentimientos, emociones, y con su cuerpo. Disfruta de sus momentos de soledad, pero no rechaza la compañía. Se siente bien consigo misma.“Deberíamos aprender a mirarnos a nosotros mismos con la misma ternura con que nos mirarían nuestros padres” (Martín descalzo). 
  4. ATENCIÓN: la atención a sus necesidades reales: físicas, síquicas, intelectuales y espirituales, pero no de las necesidades excesivas, creadas y sugeridas por una publicidad agresiva y engañosa. “Es importante atender nuestras necesidades especialmente aquellas que nos ayudan a ser mejores personas”
Estas cuatro características de la autoestima, requieren un buen conocimiento de nuestra forma de ser y tener conciencia del propio mundo interior. Cuando reflexionamos acerca de la autoestima, nos imaginamos como seres únicos, irrepetibles, valiosos y que merecemos el respeto de todas las personas que nos rodean.
Los componentes de la autoestima son:
  1. El sentido de seguridad.
  2. El sentido de autoconcepto.
  3. El Sentido de pertenencia.
  4. El sentido de motivación.
  5. Sentido de competencia.
Los docentes de acuerdo con la definición de autoestima como apreciación de su propio valor e importancia, necesitan reflexionar, aceptar y asumir decisiones de su vida personal y profesional.
Por lo tanto, el análisis de las siguientes pautas le ayudará al docente a comprender por qué es importante que el docente tenga una adecuada autoestima.
  1. La autoestima se puede aprender y cada persona está en condición de hacerlo, si reflexiona constantemente acerca de su accionar.
  2. El docente proyecta y transmite su estado de ánimo a los estudiantes.
  3. La comunidad ha asumido que los docentes, tienen la tarea y la responsabilidad de la formación de la personalidad de las nuevas generaciones.
Voli expresa: “El docente debe capacitarse a sí mismo para cumplir con los retos que diariamente afronta en su tarea educativa”.
Es necesario, por lo tanto, originar una reflexión sobre lo siguiente:
  1. Disponer a entrar en un proceso de crecimiento personal, para ser mejores personas y por lo tanto, mejores docentes. 
  2. El modo de actuar y el paradigma que dé el docente en el aula, puede neutralizar, aunque sea sólo en parte, los ejemplos negativos que reciben los estudiantes de su familia y entorno inmediato (vecinos, autoridades, etc.).
  3. Una reflexión y revisión de la vida personal y profesional no tiene por qué ser penosa y debe orientarse al mejoramiento de sus capacidades personales.
  4. El docente puede neutralizar con mensajes positivos; los mensajes negativos que reciben los estudiantes de los medios de comunicación, y del entorno de la institución educativa. El docente se convierte en un modelo de adulto, de ejemplo.


“La autoestima es la clave para comprendernos y comprender a los demás y proyectarnos hacia el éxito o el fracaso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.