LAS CUALIDADES INDISPENSABLES DE LOS DOCENTES PROGRESISTAS.

“DE LAS CUALIDADES INDISPENSABLES PARA EL MEJOR DESEMPEÑO DE LAS MAESTRAS Y LOS MAESTROS PROGRESISTAS”.

Un docente debe contar con cualidades fundamentales para poder tener un buen desempeño.

Un buen docente no solo lo es por el hecho de haber obtenido un título o por que domina ciertas estrategias de enseñanza y aprendizaje, o bien porque tiene dominio de contenidos temáticos. Un buen docente, tiene que ser humilde, amoroso, valiente, tolerante, con capacidad de decisión, seguridad, sentido de justicia y con parsimonia verbal.

Entendiendo a cada una de esas cualidades como:

  1. Humildad. Entender que nadie lo sabe todo y que los docentes también son seres humanos que podemos cometer errores o que tenemos debilidades. Aceptar las sugerencias tanto de compañeros maestros, como de sus propios alumnos con fines de mejora.
  2. Amorosidad. Tener amor a su trabajo y hacerlo con entrega y dedicación. 
  3. Valentía. Tener el valor de hacer cosas que muchos no se atreven por temor al cambio o a las críticas que hacen otros compañeros por prejuicios. No se refiere a que es malo tener miedo, sino al no enfrentarlo.
  4. Tolerancia. Virtud que nos enseña a convivir con lo que es diferente, a aprender con lo diferente, a respetar lo diferente dentro de un ambiente democrático y responsable.
  5. Capacidad de decisión. Ser capaz de tomar decisiones pero sin caer en el autoritarismo. Que los estudiantes reflexionen sobre el por qué el profesor tomó una determinada decisión o bien que ellos mismos lleguen a ella.
  6. Seguridad. El docente debe tener una claridad plena de lo que hace, para qué y el por qué decidió hacerlo de tal forma. De los contrario, es conveniente darle a conocer a los alumnos que problemas existen, con humildad. Nunca debe caer en cinismo o en la invención de cosas.
  7. Paciencia e impaciencia. La paciencia en exceso nos puede llevar la espontaneidad, a la inacción. Y por otra parte, la impaciencia, por si sola, nos puede llevar a actuar sin pensar. Debe existir un equilibrio entre ambas.
  8. Parsimonia verbal. Controlar nuestra habla. Identificar cuándo es necesario hablar y cuánto.
  9. Alegría de vivir. Tener las ganas de superar los obstáculos y debilidades que se tienen. No tenerle miedo al riesgo de hacer las acosas diferente con fin de mejora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.