El progreso de la modalidad a distancia está unida a la evolución de las tecnologías de la información y la comunicación, sobre todo a partir de 1970. Este período de la educación a distancia se caracteriza por la inclusión de las telecomunicaciones con diferentes medios educativos, con lo cual la informática será definitoria. Nace la formación a distancia Interactiva, en la cual, el CD-ROM se da como el medio predominante. Las computadoras, Internet, los CD-ROM, el correo electrónico, las teleconferencias de audio y video, las difusiones de televisión o video y la radiodifusión son todos los medios que posibilitan a los estudiantes a que adquieran conocimientos.

En la actualidad, los estudiantes y otras personas que están aprendiendo pueden acceder al contenido didáctico directamente. Los docentes pueden perfeccionarse profesionalmente y adquirir los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para facilitar el aprendizaje de sus estudiantes y para definir el contenido de los cursos y el plan de estudios que mejor se adecúe a sus necesidades. Las telecomunicaciones pueden mejorar el método y presentación de los contenidos didácticos, así como hacer posible que las zonas más apartadas tengan acceso a la educación.
Si bien la educación telemática trata principalmente de la enseñanza académica, también existe la necesidad de ofrecer capacitación permanente fuera del ámbito académico, de enseñar a los adultos aritmética simple y a leer y escribir y de dar formación en el puesto de trabajo. También en este ambiente, las telecomunicaciones pueden ser útiles para hacer llegar contenido didáctico de alta calidad a una extensa zona geográfica.
La enseñanza y aprendizaje de los estudiantes es uno de los principales deberes que tiene todo gobierno. La educación ha siempre sido el principal capital para el desarrollo económico y social, y es un elemento indispensable para las economías del conocimiento que caracterizarán al siglo XXI. Los países deben desarrollar su capital intelectual, y cada vez se hará más necesario que todos los países inviertan adecuadamente en educar y capacitar a sus ciudadanos de todas las edades.
Las inversiones en enseñanza y formación son esenciales. La inversión idónea con el fin de sacar provecho del potencial y el alcance de las tecnologías de la informática y las telecomunicaciones disponibles facilitará el camino hacia la meta de acceso generalizado a la enseñanza.
Los métodos de inversión han cambiado, y también han evolucionado los aspectos económicos de la enseñanza y del aprendizaje a distancia. Del mismo modo que el costo de los equipos informáticos baja exponencialmente, también baja el costo de las comunicaciones en la red mundial, dado que la cantidad de información digital se multiplica y circula por redes de capacidad en continuo aumento. Hoy en día, la información puede trasladarse a todas partes del mundo, tanto dentro de una ciudad como dentro de un país, sin diferencias notables de costo o de tiempo. 
En la actualidad, las inversiones de infraestructura se han alejado de la idea de estructuras físicas o edificios para centrarse cada vez más en las telecomunicaciones y la informática, y los encargados de formular la política y las autoridades de la enseñanza deben estar al tanto de las tecnologías disponibles. Las autoridades también deben estar en condiciones de seleccionar la combinación idónea de tecnologías posibles para satisfacer las necesidades concretas de cada país y de su sistema educativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.