Cuando se habla de la frase creatividad, realmente, se comenta como el proceso del cerebro, con un mecanismo de libre asociación de ideas con influencias externas, no necesariamente relacionadas con el trabajo de la persona, sino, como lo que está viendo, percibiendo o sufriendo. 

De acuerdo con el autor Reynold, quien comenta que “La creatividad es el proceso mediante el cual un individuo expresa su naturaleza básica a través de una forma o un medio para obtener un cierto grado de satisfacción; ello da como resultado un producto que comunica algo sobre esa persona a los demás”. 
Como se puede observar, el concepto de creatividad comprende tal magnitud de rasgos, características, matices, entre otros., que cada persona tiene su propia concepción, no errónea pero sí diferente a la del otro individuo. El concepto de creatividad es diferente según el contexto donde se encuentre, y no tiene un único significado, puesto que la actividad humana expresada en el concepto puede ser muy variada. En cualquier caso, sí parece claro que se pueden establecer límites para el empleo de esta palabra, aunque las delimitaciones son confusas, indeterminadas. 
Después de múltiples estudios realizados, hoy en día, se conoce que todos los seres humanos poseen una fuente interna capaz de manar en la creatividad, que son capaces de extraer esa agua estimulando la parte del cerebro donde está radicada la creatividad a través de un entrenamiento adecuado. Realizar actividades diarias favorece el desarrollo de la capacidad creativa. 
Uno de los motivos más importantes a la hora de llevar a cabo la labor docente, es la intención de explorar la creatividad con el deseo de animar a los estudiantes a tener más inventiva en todos los aspectos de la vida proporcionándoles numerosas ventajas en su acontecer, ya que, es un componente importante en la confianza en uno mismo en su totalidad. Fracasar en una inclinación natural siempre pone en peligro el desarrollo normal pero además es posible aprender estrategias específicas útiles para problemas parecidos a los de los estudios (matemáticas, física, química, por nombrar algunos.), pero es importante enseñar a resolver los problemas de una forma creativa. 
Un factor determinante es librarse de los complejos o bloqueos emocionales que impiden el desarrollo de la habilidad del estudiante a la hora de percibir un problema o concebir su solución. Estos obstáculos pueden ser de diversa índole: intelectuales, culturales, emocionales, entre otros. 
A continuación, se presentan los siguientes pasos para desarrollar la creatividad: 
  1. Pensar y entender con tiempo la dificultad.
  2. Ser objetivo ya que enriquece la creatividad y la estimula.
  3. Identificar los datos más importantes en un proceso de selección para poder desarrollarlos creativamente. 
  4. Ser original. 
  5. Eliminar el problema que nos inhabilita en el proceso de creatividad. 
  6. Buscar distintos caminos para la solución del problema. 
El potencial creador puede ser prohibido o bloqueado en ambientes rígidos, burocráticos, dogmáticos, pero, por el contrario, puede ser estimulado en un ambiente favorable. Es posible demoler la obra de algún genio, pero es imposible destruir el concepto o la idea creada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.