Cuando los estudiantes sacan la lengua para concentrarse parece ser un gesto universal en el aula de clases, frecuentemente se observan en estudiantes entre 4 a 6 años de edad, pero también es apreciable en adultos. Pero ¿Por qué sacan la lengua para concentrarse?, como respuesta a este interrogante surgen varias hipótesis, y tal vez la explicación sea una síntesis de todas las hipótesis.

Realmente, sacar la lengua es un gesto universal y natural que se realiza de manera inconsciente para avisar a los demás semejantes de que la persona está ocupada en algo y no desea ser distraído. Podría deducirse, como el aviso de NO MOLESTAR.
Un equipo de biólogos de la universidad de Pensylvania, estudiaron el gesto de sacar la lengua. Lo primero que señalaron, es que el gesto de sacar la lengua es un signo universal de la especie humana y de otras especies adyacentes como son los orangutanes y gorilas. Este gesto tiene el significado de desaprobación al contacto social, de recelo y vigilancia. El autor Morris, sustenta que el gesto de sacar la lengua es un gesto hereditario y universal que tiene como objetivo notificar a los demás de que se está concentrado.
Además, otras investigaciones hacen referencia a un mecanismo mental que ayuda a centrar la atención y eliminar estímulos que puedan servir de distractores. Cuando nos enfrentamos a labores concretas que requieren concentración extra, el cerebro tiene la necesidad de eliminar distracciones estimuladas por provocaciones ajenas al trabajo. Al ubicar la lengua entre los dientes se logra eliminar el número de estímulos que llegan al cerebro, abandonando así, más neuronas libres de distractores que puedan ejecutar el quehacer que requiere concentración. Las investigaciones neurológicas exponen como la lengua es una de las zonas con más terminaciones nerviosas del cuerpo y por lo tanto recibe y envía una gran cantidad de información. Al mantenerla inmóvil se usa una estrategia para disminuir el flujo de información que llega al cerebro.
No obstante, algunos investigadores han llegado a la conclusión que la relación entre los comportamientos motrices y la lengua, es un reflejo de su fuerte relación. Son diversas, las posibles explicaciones, cuando podamos observar a un estudiante sacar la lengua para concentrarse, seguramente sea un resumen de todas estas hipótesis, la causa que subyace a su conducta: una base de ese gesto universal que indica no me molestes estoy concentrado; un elemento cerebral para tratar de mejorar la atención y eliminar otros estímulos, y un ejemplo de la relación entre la actividad motriz y el lenguaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.