En gran parte del mundo educativo, principalmente en las aulas de clases se pueden apreciar a educandos produciendo movimientos o sonidos emitidos de forma involuntaria, en la mayoría de los casos rápidos, arrítmicos y estereotipados-repetidos. Igualmente, que les ocurren en forma repentina y recurrentes, es decir, que se repiten en el transcurso del tiempo. Estos movimientos y sonidos involuntarios son llamados clínicamente tics o trastornos que generalmente aparecen, desaparecen o cambian. 

Clínicamente, se acostumbra a diferenciar entre tics simples o múltiples. La expresión simple, no significa que son simples para la persona que los padece, sino que son limitados a solo una parte del cuerpo por ej. sacudidas de la cabeza o pestañeos. Cuando se presenta de tipo verbal pueden ser la emisión de ruidos cortos como carrasperas o gritos. El límite entre tics simples y múltiples puede ser difícil de establecer. 
A continuación, presentamos una lista con los tics o trastornos más comunes en los estudiantes:
Tics motores simples 
Ojos: pestañeos, rápidos movimientos laterales o verticales, movimientos rotativos, apertura desmesurada de los ojos. 
Nariz, boca, movimientos de lengua, muecas: arrugar la nariz, morderse la lengua, morderse los labios, lamerse alrededor de la boca, ensanchar las fosas nasales, sacar la lengua. 
Cabeza y hombros: rozar la mejilla con el hombro, elevar la mejilla, echar la cabeza hacia atrás, sacudir los hombros. 
Brazos, manos: aletear con los brazos, comerse las uñas, hacer sonar las articulaciones de la mano, mover las manos como tocando algo inexistente, escribir repetidamente la misma palabra, frotar o morder el lápiz mientras escribe.
Piernas, pies: patear, doblar las rodillas, dar un paso adelante y atrás, pegar saltitos. 

Tics motores complejos 
Tocar objetos, contarlos, movimientos que se realizan después de ciertas situaciones, oler objetos, hacer gestos obscenos, imitar el movimiento de otras personas, entre otros. 
Tics vocales simples 
Toses, carraspeos, olfateadas, silbidos, escupitajos, piar como pájaros, ladrar como perros, entre otros. 
Tics vocales complejos 
Repetición de palabras, malas palabras o frases, palabras o frases del interlocutor, cambiar el tono o la intensidad de la voz repetidamente 
Tics motores múltiples. 
Son los que comprometen a más de un grupo muscular, por ej. el rozar los objetos. Está compuesto por movimientos coordinados que parecen tener un sentido. Puede ser caminar a lo largo de la orilla de un escalón y luego saltar al escalón superior. Estos tics múltiples pueden parecer para un observador, totalmente intencionados.
Copropraxia 
Es un tipo de tics que puede resultar muy molesto. Es el gesto de contenido obsceno con dedos o manos. Una clase especial de tics múltiples se manifiesta con un comportamiento autodestructivo, por ejemplo, golpearse la cabeza contra el pupitre, toquetear las heridas, morderse los labios o retorcer hasta hacer crujir distintas articulaciones. 
Ecopraxia 
Se designa así al hecho de imitar involuntariamente los movimientos de otra persona; algo que, hecho de forma muy evidente, es visto como extremadamente raro, provocativo y despierta mucha irritación.
Los tics vocales múltiples 
Consisten en palabras o frases cuyo contenido pueden o no tener sentido. Por ejemplo, repetir malas palabras o palabrotas de contenido obsceno y fuera de contexto. 
Tics clónicos y distónicos 
Los clónicos son movimientos o sacudidas rápidos que se conoce comúnmente como tic. Los distónicos, en cambio, se refieren a movimientos lentos, más prolongados. Estos pueden, por supuesto, ser a su vez, simples o múltiples. Un ejemplo de estos movimientos puede ser el rotar lentamente el cuerpo hacia un lado, el de hacer rechinar los dientes entre sí o mantener una posición del cuerpo durante un tiempo exageradamente largo. 
En síntesis, la institución educativa es una parte importante en la vida de los estudiantes con trastornos. La mayoría experimenta que una mala situación escolar produce una clara disminución en la calidad de vida familiar. Son muchas las fuentes de problemas. Los tics es una de ellas. El estudiante con trastorno suele, además, ser víctima de la burla de sus compañeros. Es por ello, que surgen las siguientes interrogantes ¿Qué actitud se debe asumir como padres? ¿Es conveniente informar a la escuela y a los otros padres que el estudiante padece de Trastorno? 
¡Cuéntenos su opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.