¿QUÉ ES EL ROLE PLAYING? | DOCENTES 2.0

La capacidad argumentativa es fundamental en el ámbito educativo, ya que es una capacidad que el estudiante necesitará desarrollar para desenvolverse en su vida diaria y transmitir sus pensamientos, defender sus ideas, mantener diálogos abiertos y comprensivos con los demás, entre otros. Por ello, resulta esencial que el docente igualmente la adquiera y la maneje en el aula de clases, ayudando a sus estudiantes a adquirir dicha capacidad. Desde la formación universitaria, se persigue que los estudiantes, como futuros docentes, desarrollen esta competencia a través de las distintas asignaturas a cursar durante la carrera.

En todo proceso de comunicación en el aula se hace necesario que el docente dialogue con sus educandos, en pos de una metodología activa que logre el aprendizaje significativo de los estudiantes. Incentivar su participación, involucrarles y ayudar a que se responsabilicen de su propio aprendizaje se perfila como un continuo interactivo en el que la capacidad argumentativa cobra una especial relevancia. El docente ya no se presenta como transmisor de conocimientos, sino que su rol se configura como el de un acompañante cognitivo, que guía a los estudiantes en su trabajo de aprender a aprender y adquirir aquellas competencias necesarias para la vida. 
En esta labor de orientación y ayuda al estudiante, en la cual se convierte en parte central y activa del proceso de enseñanza-aprendizaje, los futuros docentes deben ser capaces de negociar y construir colectivamente significados, contrastar y confrontar opiniones, defender y aportar ideas, convencer, extraer conclusiones, incentivar el debate, favorecer el diálogo abierto y comprensivo, fomentar la reflexión y el razonamiento crítico. Todas esas habilidades que no sólo deben poseer como futuros maestros, sino que además deben saber cómo desarrollar en sus estudiantes. 
Por tanto, la argumentación se posiciona como una de las principales estrategias que han de acontecer en el aula y, en consecuencia, debería ser uno de los objetivos a perseguir en la formación del profesorado. Diversos estudios, como el llevado a cabo por Gavaldà (2008) han demostrado que en general la capacidad argumentativa de los estudiantes universitarios resulta incompleta y poco sólida, tanto por sus contenidos discursivos como por su estructura argumentativa. Esto es debido, en buena medida, a que el profesorado de las distintas etapas educativas apenas introduce en sus clases la enseñanza metódica de la argumentación. 
En síntesis, el role playing presenta múltiples ventajas tanto para la formación del profesorado como para el proceso de enseñanza-aprendizaje, tales como la motivación, la empatía y la perspectiva social (Martín, 1992); despiertan interés, activan la participación espontánea de los espectadores, mantienen la expectativa del grupo; enseña a aprender a aprender, a aprender haciendo, fomenta la creatividad y el aprendizaje por descubrimiento, invita a la reflexión y a la interacción grupal, favorece la resolución de problemas, posibilita la formulación de ideas y la expresión de sentimientos, entre otros.