EL CONOCIMIENTO ES EL FUNDAMENTO PARA EDIFICAR UN PAÍS | DOCENTES 2.0

Actualmente, estamos viviendo desde una perspectiva intelectual, un tiempo que se denomina sociedad del conocimiento. Según Volpentesta (2004:24), en el mundo de las organizaciones contemporáneas, existe un claro convencimiento de que las ventajas competitivas que deben poseerse a fin de continuar operando en los mercados son a través de la productividad, la innovación y el capital intelectual.

Para Edvinson y Malone (1998), el capital intelectual surge de la interacción que se produce entre capital humano y capital estructural. El capital humano surge de la combinación y movilización, por parte del ser humano, de sus destrezas, conocimientos, inventiva y capacidades; mientras que el capital estructural, surge de la integración de equipos, organización, clientes, información, entre otros. Es lógico que, dentro de este paradigma, aparecen dos elementos íntimamente enlazados que son: conocimiento e información; estos dos elementos son potencialmente angulares y se constituyen en el basamento de lo que puede ser un desarrollo estructural en las organizaciones y la sociedad.

Se entiende por conocimiento, como la apropiación y generación de un conjunto de ideas manejadas por el ser humano y que le proporcionan datos preliminares, que estructurados lógicamente permiten construir información para que se pueda tomar decisiones y actuar en consecuencia para transformar la sociedad. El medio por el cual se debe producir el intercambio de información y la transmisión de significados, constituye la comunicación. 
Para Rodríguez (2008), hemos dejado atrás la era del progreso, para vivir la era de la sociedad del conocimiento; en la era del progreso, la fuente de las ventajas de una sociedad o una organización era el acervo de capital y trabajo disponible; mientras que en la era de la sociedad del conocimiento, la ventaja competitiva reside en la capacidad para adquirir, transmitir y aplicar conocimientos. 
Las sociedades que quieren ser más competitivas han entrado en la lógica de planificar, organizar, dirigir y controlar los medios, estrategias de generación de conocimiento, implicando para ello la educación y la investigación con este objetivo; esto es lo que está caracterizando el modelo de desarrollo de nuestra actualidad. 
Amaya (2000) afirma que «el conocimiento es el fundamento para edificar un país con capacidad para enfrentar los problemas y retos del futuro». Zubiría (2001), considera que es necesario tener en cuenta los siguientes elementos: 
  1. Desarrollar procesos de pensamiento en las personas 
  2. Promover la comprensión básica del mundo 
  3. Estimular la formación de instituciones y seres humanos flexibles 
  4. Capacitar para la autonomía 
  5. Estimular el interés por el conocimiento 
  6. Promover el sentido de la solidaridad y la individualidad. 
  7. Practicar y promover el sentido de la responsabilidad. 
En síntesis, el avance tecnológico y el desarrollo de la humanidad, han ido planteando herramientas, recursos, técnicas tendientes a cumplir el propósito de sistematizar la educación con miras al propósito de generar conocimiento. En este sentido han ido apareciendo tendencias como la infopedagogía, la business intelligence, entre otros.; todas ellas en el sentido de manejar datos, convertirla en información y por ende generar conocimiento.