¿QUÉ ABARCA LA PLANIFICACIÓN DE UNA CLASE INVERTIDA? | DOCENTES 2.0

En la actualidad, el Aula Invertida o Flipped Classroom es una de las estrategia más utilizada por los docentes. La ideología de aprendizaje invertido en la práctica incluye que a los estudiantes se les asignen actividades como tarea, lo que les permitirá comprender un tema para la próxima clase, en lugar de que se les asigne trabajo sobre un tema aprendido en clase ese día. Esta tendencia apoya las estadísticas a favor de separarse del marco de aprendizaje tradicional. 

Pero ¿qué abarca la planificación de una clase invertida? 
A menudo, cuando los docentes planean invertir una clase, centran toda su atención en planificar las actividades que los estudiantes harán en clase y en lo que los estudiantes harán en línea para prepararse para ese aprendizaje activo en clase. No obstante, hay otros dos aspectos del diseño de clase invertida que requieren planificación, los cuales son: cómo se presentarán las actividades a los estudiantes y cómo reconocer que los estudiantes se han preparado adecuadamente para la experiencia en clase. 
A continuación, listaremos los pasos necesarios para la planificación de una clase invertida: 
Introducir la actividad: El objetivo de esta etapa de la clase invertida es maximizar la participación / preparación de los estudiantes para las actividades que realizarán en línea y en clase. Los docentes deben presentar las tareas explicando claramente sus expectativas sobre lo que harán los estudiantes y la cantidad de tiempo que los estudiantes deberán invertir para estar listos para la actividad de la clase. Explicar lo que harán y por qué estar preparados para las actividades en clase también es importante. 
Actividades fuera de clase: Considere cuidadosamente la elección de los medios para las actividades y materiales en línea. Los docentes pueden crear sus propios materiales, como PowerPoint narrados, podcasts, o reutilizar contenido en línea como sitios web, lecturas y videos. El contenido del video debe ser conciso (no más de 10 minutos) y puede ser útil para los estudiantes si hay preguntas orientadoras o indicaciones para ayudarlos a reconocer los objetivos clave del trabajo preparatorio. 
Evaluar el aprendizaje: Los cuestionarios de autoevaluación o los cuestionarios en línea de bajo riesgo pueden ser una buena manera de evaluar si los estudiantes están preparados adecuadamente. Estas evaluaciones deben ser cortas (3 a 4 preguntas) e incluyen preguntas que brindan a los estudiantes la oportunidad de aplicar lo que han aprendido en lugar de preguntas que simplemente evalúan el conocimiento de los hechos. 
Actividades en el aula de clases: Las actividades más efectivas para promover el aprendizaje profundo son aquellas que crean oportunidades para el aprendizaje entre pares, el diálogo estudiante-docente y oportunidades para el aprendizaje activo. Los objetivos de una actividad deben estar claramente vinculados a los objetivos y evaluaciones del curso. El tiempo de actividad en clase se puede utilizar para animar a los estudiantes a ser creativos y hacer descubrimientos en un ambiente relajado y de bajo riesgo. 
Motivación: Un docente entusiasta que tenga una buena relación con los estudiantes y cree una atmósfera abierta y positiva en la clase puede motivar la participación y el aprendizaje de los estudiantes. Las actividades diseñadas para ser desafiantes, pero alcanzables, pueden ayudar a motivar a los estudiantes. 
En síntesis, posteriormente de la preparación y diseño de actividades, la función principal del docente es observar, guiar y acompañar el proceso de aprendizaje de los estudiantes. Los educandos durante el desarrollo de esta técnica presentarán diferentes niveles de comprensión, lo cual puede abordarse en actividades individuales o grupales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *