¿DÓNDE SE UBICA LA EVALUACIÓN FORMATIVA EN LA EDUCACIÓN DIGITAL? | DOCENTES 2.0

En tiempo de confinamiento, los docentes han intenta implementar la evaluación en el desarrollo de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Pero, esto ha generado diversas interpretaciones, debido a los credos o por la falta de claridad en cuanto al beneficio de que se obtiene con su aplicación. En la educación digital son poco los docentes que implementan la evaluación formativa, como proceso informacional para la toma de decisiones.

De acuerdo con los autores Condemarín & Medina (2000), la evaluación formativa es un procedimiento que realimenta el aprendizaje, como, además, facilita el acoplamiento, adaptación de las actividades, de acuerdo con las necesidades y posibilidades del estudiante. Asimismo, los autores sustentan, que este tipo de evaluación permite conocer dónde se encuentra el estudiante con relación a una práctica determinada, incluso hasta dónde puede llegar.

A continuación, listaremos algunos puntos importantes de la Evaluación Formativa en la educación digital:

  1. Permite que el docente obtenga información válida y confiable acerca del aprendizaje a través de la aplicación de instrumentos elaborados.
  2. Admite conocer los logros alcanzados por los estudiantes.
  3. Facilita la identificación de los aspectos que se deben mejorar.
  4. Favorece la integrar e interacción de los docentes y estudiantes.
  5. Propicia el replanteamiento u orientación del proceso de enseñanza-aprendizaje.
  6. Autoriza la adaptación de los procesos didácticos para brindar acompañamiento oportuno.
  7. Favorece la implementación de los procesos de auto y coevaluación, orientados a la reflexión.
  8. Admite reflexionar acerca del rendimiento de cada estudiante.

Por lo tanto, sin importar el nivel, ciclo o modalidad educativa en el que se desarrolle el proceso de enseñanza-aprendizaje en tiempo de confinamiento, las competencias de mediación deben contemplar actividades relacionadas con los propósitos: diagnóstico, formativo y sumativo de la evaluación. Es importante, que el docente conozca la situación de los estudiantes, sus ritmos, talentos y estilos de aprendizaje, ya que le permitirá ajustar su quehacer pedagógico a su contexto.

En síntesis, la evaluación formativa en tiempo de pandemia se ubica en la visión del docente. Pero, esto depende de las pretensiones por mejorar el proceso de aprendizaje, conforme con los beneficios, limitaciones, como, además, a la realidad de los estudiantes por alcanzar los aprendizajes propuestos y su autoconocimiento. Se hace necesario pensar en el momento actual, la evaluación formativa como un proceso que emprende con el docente para reunir evidencias esenciales, con el propósito de mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje.